DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



lunes, 1 de septiembre de 2008

Maras y pandillas se mutan en nuevos semilleros del crimen


latribuna.hn
Lunes 01 Septiembre 2008

** Autoridades tras la pista de Emos, Parcheros, Rockeros, Revolocos, Mamey, Skay y Punky** Esos grupos se han infiltrado en las barras de equipos de fútbol por descuido de los líderes** También operan en los colegios, de donde se nutren de miembros
La cultura de los Emos está atrapando poco a poco a jóvenes hondureños.
TEGUCIGALPA.- Autoridades de la Dirección General de Investigación Criminal (DGIC), siguen la pista a organizaciones de jóvenes que están incurriendo en actos vandálicos y criminales, porque los consideran semilleros del crimen organizado o formas de mutación de maras y pandillas.
El gobierno de Ricardo Maduro entre los años 2002-2006, dentro de sus políticas de cero tolerancia contra la delincuencia, implementó el artículo 332 del Código Penal para combatir maras y pandillas.

Autoridades de la DGIC aseguran que con la aplicación del artículo 332 están por neutralizar a la “Pandilla 18”, ya que son pocos los miembros que todavía se encuentran en libertad y que no han sido enjuiciados.
“Estamos viendo que últimamente ha aumentado el surgimiento de grupos o asociaciones ilícitas, que son mutaciones de maras y pandillas tradicionales MS y 18”, expresó el oficial de la Policía Comunitaria, Elías Gómez.
Estos grupos han sido influenciados de alguna manera por la Mara Salvatrucha o la Pandilla 18, para incurrir en acciones delincuenciales, señaló el oficial.
“Andamos en los centros educativos capacitando a los niños y jóvenes, hemos recopilado bastante información sobre estos grupos y los hemos relacionado con maras y pandillas por la forma de cómo operan”.
“Hemos detectado las características de estos grupos que se dicen ser grupos de apoyo a equipos de fútbol similares con las de maras y pandillas, porque ahora ellos pintan grafitis en las paredes o las manchan con figuras, se tatúan la piel, han creado su propia forma de hablar y de vestir”.

El símbolo de la anarquía es utilizado por grupos denominados Revolocos considerado por las autoridades como una conducta disocial.
Estos grupos no se limitan a apoyar simplemente a los equipos deportivos, sino que se están involucrando en delitos como la extorsión, daños y el robo, porque cuando su equipo juega se reúnen en diferentes puntos de la ciudad y llegan caminando al Estadio Nacional. En el trayecto atropellan o asaltan a las personas o transeúntes que no les dan dinero que piden para poder participar.

Se han registrado muchos actos violentos, incluso contra la actividad física y vida de las personas. Es una gran preocupación que existe dentro de los centros educativos por las diferentes agrupaciones que han surgido al interior de la población estudiantil y los conflictos que se han dado entre ellos y que a veces se les hace muy difícil controlarlos y orientarlos, porque ya los han agredido, reconoció el policía.

Así están los jóvenes integrantes de grupos denominados Emos (Emotivos), Los Parcheros, Rockeros, Revolocos, Mamey, Skay y los Punky, que están reclutando a niños y adolescentes. Se encuentran presentes en casi todos los centros educativos públicos y privados.

Dos de cada diez estudiantes se identifican con los Emos, una cultura importada de México y los Estados Unidos, que es derivación de los rockeros y la cultura gótica.

Otros simpatizan o integran los Mamey, Los Parcheros u Okay. La gran mayoría se inclina por las barras de fútbol, a las que se han infiltrado debido a la mala organización y poca vigilancia de los líderes de los adultos de buenos modales que integran esas organizaciones.

Estos grupos están delinquiendo y ya se han reportado muertos. Por ejemplo, en la colonia Zapote Norte, en Comayagüela, murió un “revoloco” a manos de contrincantes, según dijeron fuentes policiales.

Los Revolocos han señalizado sus centros de operación en diferentes barrios y colonias y esto ha generado peleas al extremo que ya han sufrido bajas frente a otros grupos.
En los centros escolares y de segunda enseñanza, casi a diario se reportan asaltos entre los mismos estudiantes, pero en realidad los actos criminales son cometidos por miembros de estos grupos que operan con una estructura parecida a las maras y pandillas, porque sus divisiones son denominadas peñas o trincheras.

Sus distintivos, lenguaje gótico o grafitos, se encuentran plasmados en las paredes de colegios y escuelas. Los alumnos de los Institutos Jesús Milla Selva y Técnico Honduras de la colonia Kennedy son víctimas de los ataques de estas asociaciones que están siendo analizadas por la DGIC para ser calificadas como organizaciones ilícitas.

Están robando celulares, mochilas y carteras, a estudiantes de los colegios antes mencionados. Similar situación ocurre en otros centros educativos de la capital, aunque esta subcultura se encuentra regada en casi todo el país.

SEMILLEROS DEL CRIMEN


DGIC sospecha que esas agrupaciones son semilleros del crimen organizado o las maras que están involucrados en el tráfico de drogas.

¿Cómo se les distinguen?

-Se dividen en peñas y trincheras-Reclutan en canchitas-Usan el símbolo de la Anarquía-Gustan de la carita de “Jack”-Algunos visten de negro ropa ajustadaDe acuerdo a oficiales de la Unidad de Investigación de Maras y Pandillas, estas agrupaciones son asociaciones ilícitas.

“Podemos hablar por ejemplo en el caso de las megabarras del fútbol que tienen una subdivisión bastante similar a la de maras y pandillas, han tomado la misma línea y al parecer han creado una especie de mutación, ahora no parecen barras que apoyan al fútbol sino que grupos de asociación ilícita”, aseguró un agente.

“Esta información se ha recopilado gracias a la preocupación de la Secretaría de Seguridad, porque se han hecho filmaciones y seguimientos, hemos remitido a algunas personas a la Fiscalía por casos de delitos, desgraciadamente ya se han dado sucesos en los cuales ya han perdido la vida algunas personas, esto nos indica que estos jóvenes ya están cobrando vidas y lo están haciendo no porque la víctima es de un equipo contrario, sino porque se están vinculando en tráfico de drogas, asaltos y otros delitos”.

Nuevas agrupaciones ilícitas

Las autoridades han identificado a ocho grupos de jóvenes que están imitando a las maras y pandillas al pintar con grafitis o figuras en las paredes de los centros educativos.
Rockeros: Son aficionados a la música rock con mensajes satánicos o negativos, visten de negro y andan el pelo revuelto.
Los Emos: Visten de negro, andan con el pelo revuelto se cubren el ojo derecho, usan pulseras color rosado o esclavas con figuras de calaveras y otros mensajes negativos, porque son introvertidos. Gustan portar el número 21 y la carita de “Jack”.
Skay: Andan en patinetas y son extrovertidos.
Revolocos: Se les distingue porque les gusta vestir la camisa con la imagen del “Che” Guevara y el símbolo de la Anarquía.
Los Parcheros: Andan con vestiduras viejas y andrajosas, no les gusta asearse.
Los Punky: Pelo revuelto y estirado, vestimenta color negro restringida como la usan los mamey. (Fuente Xibalba, Prevención del Crimen y Drogas).
Notas relacionadas

Maras y pandillas se mutan en nuevos semilleros del crimen
SUICIDAS
Se debilitan las pandillas

jueves, 14 de agosto de 2008

SICHTBARMACHEN UND VERNETZEN

[PDF]

SICHTBARMACHEN UND VERNETZEN
356k - Adobe PDF - Ver como html

ExpertInnen der Friedensarbeit entwickeln Massnahmen zur ...
Auf Wiedersehen Rebecca, willkommen Sara ...
1000peacewomen.org/.../upload/newsletter/Newsletter_Deutsch_01_07.pdf

Aparición de grupos de "limpieza social"

el universo.com 07h52
Aparición de grupos de "limpieza social" en Centroamérica enciende alarmas


Septiembre 14, 2006TEGUCIGALPA, Honduras AFPLa aparición de grupos de "limpieza social" en Guatemala, Honduras y El Salvador, que se encargan de ejecutar a presuntos pandilleros y delincuentes, ha encendido las alarmas de los grupos de derechos humanos en la región centroamericana.
En la región "operan grupos de exterminio para matar a los jóvenes", y si bien "no identificamos en estos escuadrones de la muerte a policías o militares, hay quienes dicen que sí" participan, afirmó el director de la ONG Casa Alianza para Honduras, Manuel Capellín. Casa Alianza, que tiene su sede en Nueva York y que dispone de albergues para la rehabilitación de jóvenes infractores en América Central, señala que en Honduras han sido ejecutados 3.300 menores de 23 años desde 1998. Pero la organización aclara que los asesinatos se dan no sólo por los grupos de exterminio sino por parientes de víctimas, autoridades en algunos casos y por la encarnizada lucha que protagonizan las numerosas pandillas Mara 18 (M-18) y Mara Salvatrucha (MS-13) que en Honduras podrían tener hasta 100.000 miembros.
"En este gobierno (de Manuel Zelaya, que asumió el 27 de enero) ya llevamos 320 asesinatos, es decir, un promedio de 40 por mes y en el gobierno de Ricardo Maduro (2002-2006) murieron 1.974 jóvenes, 42 por mes", detalló Capellín.
Según éste, algunos de los crímenes son cometidos por grupos de exterminio por el patrón que utilizan: "Aparecen los cadáveres de dos o tres jóvenes ejecutados, amarrados de las manos, y con el tiro de gracia en la cabeza".
El dirigente humanitario destacó que "lo mismo está pasando en Guatemala y El Salvador, (los grupos utilizan) los mismos de tipos de armas, vehículos y las ejecuciones son en grupo".
En El Salvador, el alcalde de la ciudad salvadoreña de San Miguel (este), Wilfredo Salgado, denunció recientemente la aparición de al menos dos grupos de exterminio -autodenominados "La sombra negra" y "Comando Maximiliano Hernández Martínez"- que han exigido a miembros de pandillas y bandas de delincuentes comunes y extorsionistas que "abandonen" esa localidad so pena de eliminarlos.
Aunque no hay constancia de que en los grupos de exterminio paraticipan policías y militares, muchos opinan que sí. La jefa de Asuntos Internos de la Policía Preventiva salvadoreña, María Borjas, fue separada del cargo en enero de 2003 por protestar por el despido, por los superiores, de sus asistentes que investigaban escuadrones de la muerte de la Policía. Borjas aseguró que en San Pedro Sula, norte del país, operaba un escuadrón de la muerte que se autoidentificaba como "Los Magníficos", integrado por 20 equipos de cinco miembros cada uno. Dichos escuadrones habrían liquidado a supuestos delincuentes, incluyendo a jóvenes de las pandillas MS-13 y M-18. Las ejecuciones "son una política de Estado porque es más fácil, en el pensamiento de ellos (los gobernantes) eliminar a estas personas que establecer programas de rehabilitación que son costosos y requieren bastante tiempo", subrayó Borjas.
El defensor de derechos humanos guatemalteco Miguel Angel Albizures asegura por su parte que "existe un plan premeditado en el que participan fuerzas de seguridad", sobre todo, "porque no hay persecución judicial" contra los autores de esta nueva forma de limpieza social. "No creemos que haya participación del Estado, pero hay participación de elementos" del Estado, aseguró.
Itsmania Pineda, una activista humanitaria que dirige una ONG que rescata a jóvenes de las pandillas -Xibalbá, Arte y Cultura-, sostiene que los grupos de exterminio son miembros de la policía porque los vehículos que utilizan pertenecen a esa institución. La ineficacia de los sistemas judiciales -la inmensa mayoría de los crímenes no son investigados- y las políticas de mano dura y mano super dura contra las pandillas o maras está haciendo que muchos prefieran tomarse la justicia por su mano, denuncian los defensores de derechos humanos.

miércoles, 30 de julio de 2008

NIÑOS Y TORTURAS: HONDURAS

LAS CENIZAS DEL PASADO FORMAN LOS HOMBRES DEL FUTURO
¡¡¡SEA TESTIGO¡¡¡
Para que el Mundo Juzgue.
El Complejo Pedagógico Renaciendo, es un centro de privación de libertad para menores creado hace 50 años por la Junta de Bienestar Social de Honduras, sus instalaciones nos remontan al corazón de quienes lo crearon con el objetivo de educar a los niños confundidos, desviados del buen camino, algunos enajenados por el sufrimiento y el dolor, canchas de básquetbol, fútbol y extensas aulas de clases confunden la mente de los seres humanos llenos de sensibilidad social, hoy convertidas en instalaciones en completo abandono. El espíritu humanitario con el cual fue creado se confunde con el inmenso zanjo de aguas negras por años estancado y quieto. En lo profundo yace la dignidad y la autoestima de muchos niños que por ahí pasaron se hicieron hombres y hoy alberga a 104 menores de edad. A medida que nos sumergimos, Renaciendo se convierte en un viaje a un lugar desconocido y oscuro, nos lleva a descubrir: las joyas arqueológicas, históricas, los tesoros mas famosos, enterrados en lo mas profundo: vasijas de metal retorcido, sin que con el paso del tiempo perdieran su valor y su brillo, algunas se desformaron, en su interior unas están vacías, otras llenas de lodo, pero todas aun yacen la profundidad y el olvido. Entre ellas hay una que mas brilla y da mas luz es la humildad en los momentos mas oscuros, sus rayos penetran y terminan por eliminar el miedo, la inseguridad, y te habré las puertas para conocer la verdad universal. A medida que penetramos el oscuro Renaciendo, edificio, sobrio, abandonado y vació, que evidencia el VERDADERO CORAZON DE LOS HONDUREÑOS, olvidando los principios naturales y que escapan al control de la aplicación de la Justicia.Llegamos sin saberlo al modulo del estigma de los tatuajes, grafitis que AÑORAN LAS PALABRAS DULCES DE ALIENTO DEL SACERDOTE O DEL PASTOR DEL TEMPLO, caemos en un estado de reflexión silenciosa, aceleramos el paso, de prisa por los sombríos pasillos, cuyas paredes son únicos testigos de la verdad, de las violaciones, de las torturas, y vemos la vida desde otra perspectiva, por un momento damos gracias de no estar ahí y poder regresar, de tener lo que tenemos y olvidar, o bien adquirimos la certeza de confiar en los valores que hacen que los seres humanos renueven la relación con sigo mismos y con el mundo entero.Sin darnos cuenta llegamos al modulo de los sentenciados y cautelares, embriagados por el fétido olor que emana de las aguas estancadas en los dormitorios y reaccionamos, cuando un niño nos pregunta ¿DONDE ESTA DIOS? Paradójicamente la conciencia nos hace perder el equilibrio, nos confundimos con los valores universales y los humanos. Decimos: ¡Ellos están aquí porque lo merecen!, ¡sentimos coraje y perdemos el sentido de la vida! Por un momento nos volvemos igual que ellos. Nos damos cuenta que existe una muralla física, intelectual, y emocional, nos invade el ego, nos destruye el autoestima, levantando muros de arrogancia, y de orgullo que hacen que los niños de Renaciendo estén cada vez mas distantes y olvidados. Rápidamente invadidos por el miedo y la inseguridad, aceleramos el paso, a lo lejos escuchamos los gritos cuando un niño pide pan, otro un lempira, quizás uno mas avispado nos pide un cigarro o una pastilla para poder dormir.Sus cuerpos aun albergan, los trofeos de la guerra de la calle, 3 balas en el costado izquierdo, un pedazo de plomo en el tobillo eso es común en Renaciendo, enfermedades calenturas, desnutrición, son el toque natural, que forma parte del ambiente. Renaciendo se convierte en "LA CARA DE LA INFAMIA, DE LOS DERECHOS HUMANOS EN HONDURAS", el centro de los olvidados, de los mas abandonados, los que como en una subasta han sido valorados por los corruptos, unos a precio de Euros y los de menos suerte a precio de Dólar, los niños de Renaciendo se convirtieron en números dejando atrás su condición de Seres Humanos, y han pasado a formar parte de las innumerables líneas de estadísticas de muchas instituciones.... Total la Justicia en Honduras siempre perdona y el pueblo al final siempre olvida."Cualquier acto de libertad es liberador, poderoso que ennoblece, alineado a la conciencia humana". Sin saberlo empezamos a experimentar las mas crueles aflicciones, se nos acelera el pulso, aumentan las palpitaciones, necesitamos aire, sentimos de cerca la agonía que te asfixias, llenos de complicaciones, se confunde nuestra mente, nuestro intelecto y entonces el corazón nos traiciona.Ciertas cosas requieren tolerancia, el extremo de las estaciones que nos hace sentir el hielo en los huesos o diversos niveles de dolor corporal. Pero logramos adaptarnos al calor o al frió. Cuando la noche empieza, envueltos por la niebla arropados por el frió del Valle de Amarateca, en la penumbra escuchamos los pasos de los guardias de la escuelita, no sabemos a quien le espera la próxima violación, o los crudos golpes del mango de un hacha en nuestras frágiles rodillas, el silencio nos empieza a enloquecer, lo interrumpen los gritos de un chico cuando le ponen la capucha con cal y otro mas allá con una capucha con excremento, Los gritos despiertan nuestra imaginación, y luego nosotros mismo nos respondemos en ¡! LAS CARCELES DE HONDURAS NO ESTA DIOS!! Por fin interminable se ve el pasillo de salida el portón custodiado por 3 guardias, esta cerca, ¡llegó la libertad de las ataduras creadas por el actuar de nuestra conciencia!. Y ahora despertamos ya salimos... Esta es la cruda realidad del "Complejo Pedagógico Renaciendo" muchos cumplieron con su misión, aprendieron con esmero el ARTE de torturar, LA PEDAGOGIA de mostrar a otros los efectos y estragos que causa el sufrimiento y el dolor. RENACIERON criminales, algunos custodios ascendidos con honor, otros con el honroso Titulo DE SER EDUCADOR.

SOBRE UNA FALSA EVITA

Hace pocos meses se interpuso ante la Opinión Pública Mundial una conmovedora carta sobre las condiciones del Complejo Pedagógico Renaciendo, dirigida a la entonces Primera Dama doña Aguas Ocaña de Maduro por parte del escritor español Juan Carlos Mestre, quien fue invitado a Honduras por el Colectivo Paíspoesible para dar a conocer su obra.La invitación era encabezada también por otras Instituciones que ven en la literatura la necesidad de encuentro con la dignidad y la creatividad. El poeta Mestre desarrolló varias lecturas y dirigió conferencias y tertulias a nivel nacional. El tiempo que Juan Carlos Mestre estuvo en Honduras alentó a muchos jóvenes creadores y fue aleccionador para el Colectivo Paíspoesible. Este gran escritor dejó una noción que todo ciudadano honesto debe agradecer, la de reflexionar no sólo por el fenómeno de la creación literaria, sino también la de luchar con la fuerza total del espíritu contra aquellas injusticias que a veces no se asumen desde el arte.El pueblo hondureño presenció muchas veces a la señora de Maduro, en lo que supuestamente perfilaba una labor de su lugar en el gobierno: acompañada de su séquito de periodistas, se internaba en casas de prostitución de menores, escalaba cercas y ventanas (previa postura para la fotografía), apropiándose de las tareas policiales. No estamos, sin embargo, ante una epopeya moderna; si el lector es inteligente, quiero decir consciente, no vinculará tales hazañitas como un gesto de humanidad, sino como una parodia de lo que supuestamente es el buen quehacer de un gobierno democrático. La lucha de la señora se pareció más a las acciones de un personaje arquetípico, en una proximidad a la decadencia moderna. La virtud de los heroica a la que aspiraba se compraba publicando reportajes en los diarios, revistas y programas de España con el fin de lograr una imagen de súper primera dama mientras decenas de niños estaban sepultados en sus propios excrementos en las ingratas condiciones del Complejo Pedagógico Renaciendo.Las acciones descritas anteriormente terminaron por postular la imagen de una heroína para la población nacional y una inundación de artículos, reportajes, comentarios que al fin poco o nada mejoraron la verdadera situación de los niños y jóvenes en riesgo, especialmente la de aquellos que la propia dama en cuestión tenía bajo su responsabilidad como la del Complejo Pedagógico Renaciendo de Támara, centro de rehabilitación de menores infractores cuya descripción, según las palabras de Juan Carlos Mestre en la carta dirigida desde España a la señora Ocaña de Maduro, es como "un descenso a los infiernos inimaginables del horror"; donde "he visto a decenas de muchachos, niños adolescentes, encerrados como alimañas en jaulas insalubres, barracones oscuros, sin ventilación, enfermos hambrientos, desesperados. He hablado con ellos, me han relatado episodios que ofenderían la sensibilidad de los oídos más indiferentes, como el hecho que la policía los haga colocar sus rostros sobre excrementos, he visto las huellas de los malos tratos y la tortura en sus cuerpos, he mirado sus rostros horrorizados por el miedo, el temor de una próxima violación, a otro simulacro de fusilamiento, a la siguiente paliza. He visto en las paredes de los barracones las huellas de los disparos de fuego realizadas como amedrentamiento contra los muchachos durante los arbitrarios registros nocturnos". Mientras esto sucedía ¿dónde estaban interpuestos los oficios de la ex Primera Dama? Todavía el cinco de febrero de 2006, leí en un diario nacional acerca de la visita de la nueva Primera Dama, señora Xiomara Castro de Zelaya, quien aparece en primera plana de un periódico incrédula y asombrada sobre la situación real del Complejo Pedagógico Renaciendo. Imagino la sorpresa. Es difícil asumir alguna lucha y empezar de cero, cuando ya se propugnaba a nivel internacional que todo estaba resuelto.Hasta donde la cordura exige se debe analizar la significación de lo que implica la figura de la Primera Dama dentro de la estructura estatal. Evidentemente no es la un simple eslabón de las efemérides nacionales, un síntoma decorativo o una posibilidad de heroísmo tercermundista. Tampoco se puede aprovechar la miseria de un país atrasado para sobresalir o para tener una linda conversación de entremesa. Si existe tal figura estatal, existe también la responsabilidad y la exigencia de cuentas respecto a las instituciones y a los asuntos que la voluntad democrática le ha otorgado. Es que a veces nuestros mandatarios ven en el ejercicio del trabajo de la Primera Dama una simple salida de emergencia; haciendo del tema de los Derechos Humanos y la situación de los menores un asunto secundario para que los trate la Primera Dama. Doña Aguas nunca pudo entender que la lucha contra las condiciones que afectan a la niñez y la adolescencia en Honduras es una tarea institucional, del Estado, y de los organismos o personas que ven en el respeto al derecho de los demás no solo una finalidad filantrópica, sino una estatura humana, legal y democrática, como lo exige la convivencia del hombre. Nunca hubo coordinación efectiva con las organizaciones de Derechos Humanos, pues se desconocía o se pretendía desconocer cuál era la tarea de tales organismos. La señora de Maduro desconoció, en el caso del Complejo Pedagógico Renaciendo, incluso los mismos informes del gobierno al que pertenecía. Por ejemplo, en la reunión con el Ministerio del Interior de España, en presencia de Juan Carlos Mestre, la señora Ocaña de Maduro, acompañada de doce personas que se identificaron como periodistas hondureños, pidió la intervención de la Guardia Civil Española para salvaguardar los centros de menores y cárceles en Honduras, elevando su locura y atentado contra el Estado de Honduras, la dama se sorprendió al conocer hasta esa fecha el informe sobre una visita de un equipo de la Secretaría de Salud, el 4 de Noviembre de 2005, que fue presentado el 25 de noviembre bajo Oficio número 435-2005 y donde literalmente se lee -aparte de las barbaries que describe acerca de las condiciones físicas del Centro Renaciendo y del diagnóstico de los menores detenidos- en las recomendaciones de la Secretaría de Salud en el numeral uno "Declarar el cierre inmediato" porque tal lugar no tiene condiciones habitables y lógicamente degradan a los detenidos. Paradójicamente, mientras ella se movilizaba en la búsqueda de ayuda para una Fundación que le permitiera continuar sus acciones de asistencia social, un Oficio del Ministerio Público con numero 3769-05 FEDH llegaba a un organismo de Derechos Humanos de Honduras, y en él se comunicaba sobre la presentación de un requerimiento fiscal contra cuatro policías penitenciarios del Centro Pedagógico Renaciendo " por delito de Torturas en perjuicio de varios niños, y que aún está pendiente el Habeas Corpus que presentamos a favor de que se corrijan las condiciones de insalubridad en que viven". Si la aspiración de la gente de juicio que pertenece a la estructura del poder de Honduras es servir o fortalecer tanto la administración pública, como asegurar aquellos derechos que se pregonan como esenciales; ¿por qué se permiten los libertinajes individuales de los servidores públicos?, ¿por qué se sigue el juego de pan y circo y por qué la megalomanía tiene lugar en una estructura democrática donde se aspira a mejorar la condición de la colectividad y no la falsa imagen individual? Acaso la idea de gobernar en un sistema democrático no tiene su sustento en el servicio a los otros y Honduras no es más que un escenario para lanzar estrellatos mansos a la cultura cinematográfica mundial. Pero nuestro país aún tiene dignidad, puede que la nieguen muchos y es posible que nuestro pesimismo, a veces nos lleve a la desesperanza. Tendrá que asumir la señora Castro de Zelaya la gran tarea de retornar la dignidad que el gobierno anterior le robó y le pisoteó a estos niños y adolescentes. Es innegable la represión durante el gobierno de Maduro, tal asunto no es un azar, ni una imagen, sino consecuencia de un proceso orientado y definido. La tarea de la Primera Dama debe impulsarse desde la necesidad, y debe coordinar con las organizaciones y organismos que han comprometido su quehacer con los Derechos Humanos. También es bueno orientar a la prensa nacional, para que usen las palabras correctas, porque para muchos periodistas todo menor o joven detenido es pandillero y con irresponsabilidad se le determina y se le vincula a cualquier organización delictiva. Debemos recordar que la falsedad crea confusión en la vida nacional. Respetar al que está en desventaja no nos hace millonarios, pero tampoco nos vuelve miserables, respetar no engorda, ni mantiene la figura, pero nos da buen sueño y nos permite convivir contentos con nuestra conciencia, incluso alivia la pena de morirse como un desgraciado. También sería necesario darle seguimiento a las Medidas Cautelares extendidas por parte de la OEA en el caso del Complejo Pedagógico Renaciendo, (Documento REF: Niños detenidos en el Centro Juvenil Renaciendo, Solicitud de Medidas Cautelares-1057, Honduras) de fecha 13 de diciembre de 2004, dirigida al Ministerio de Relaciones Exteriores desde la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, del que el Gobierno del señor Maduro hizo caso omiso. Si se hace una lectura de la política gubernamental del señor Maduro, se puede afirmar que no reconoció los derechos de los menores infractores, para sustentar y crear mejores escenarios, para asegurar la continuidad de su partido en el poder a través de la terrorífica campaña electoral del tristemente célebre Lobo Sosa El nuevo gobierno debería realizar una investigación sobre el uso de los recursos económicos durante la gestión de la señora Ocaña; especialmente debe conocer el pueblo y sus organizaciones si hubo desembolsos por parte de la Junta de Andalucía, España y si es así, ella está obligada a dar cuentas administrativas. Por último es necesario recomendar a todos los amigos de los Derechos Universales del Hombre, a los escritores y artistas, estar alerta, prestos a cualquier nuevo surgimiento de esas imágenes megalómanas. Hay que ser severos con los que se aprovechan de nuestra miseria y han usado la imagen de la Primera Dama para sobresalir y para asegurarse una marcha triunfal con rumbo a ninguna parte. Hoy que se desarrolla un encuentro de Intelectuales del Mundo en Granada, Nicaragua, extiendo estas palabras a la conciencia de la imaginación, para que se enteren de la situación de los Derechos de los Menores Infractores en Honduras y para que lean la carta de poeta Juan Carlos Mestre sobre su experiencia con estos menores que durante el gobierno de Maduro y bajo el amparo de la señora de Maduro fueron humillados y tratados como desperdicios y que, como victimas de torturas físicas y mentales, forman parte ya de esa sombra dolorosa que cubre a América Latina. No podemos callarnos, ni dejar de denunciar la pudrición que se levanta de las casas de lujo de ciertos hombres y mujeres que ríen en su comodidad y malicia como si traicionar la vida de los desprotegidos es un galardón o un acto de magia que merece aplausos y condecoraciones.

Salvador Madrid(Escritor, Coordinador del Colectivo Paíspoesible)
JUAN CARLOS MESTRE
Plaza del Ángel 11, 4º derecha ? 28012 Madrid - España Teléfono (00) 34 ? 914299362 mestrejc@teleline.es -
Señora Doña Aguas Ocaña de Maduro Primera Dama de la República de Honduras Presidencia de la República Madrid, 23 de Noviembre,2005.Distinguida Señora Doña Aguas Ocaña, respondiendo a una invitación deun grupo de escritores jóvenes Hondureños y bajo los auspicios delMinisterio de Cultura de España y su Dirección General del Libro yBibliotecas, así como de la Agencia Española de CooperaciónInternacional y el Consulado de España en Tegucigalpa, he visitado supaís entre los días 4 y 14 del presente mes. He realizado lecturas demi obra poética en diferentes centros culturales, entre otros, laBiblioteca Nacional, el Teatro Manuel Bonilla, el Salón de Cabildos,en el Centro Cultural Sampedrano, etc. ; en todas las oportunidades hetenido la inmensa satisfacción de ser acogido con una muy cordialgenerosidad, aceptando con agradecimiento la distinción de Huésped deHonor de la Corporación Municipal del distrito Central, entre lasinnombrables muestras de afecto del pueblo, los artistas y escritoresde Honduras. Imborrable en mi memoria será mientras viva laexperiencia emocionante que a través de las humildes palabras de mipoesía me ha permitido ponerme en contacto con los más dignoscorazones de su tierra, las personas que aún siguen creyendo en elvalor civilizador de la literatura como una de las más altasexpresiones de la inteligencia y la dignidad humana. Así se lo heagradecido tanto al anónimo ciudadano que escuchaba con respeto misversos, como al Sr. Ministro de Cultura que tuvo la gentileza deacompañarnos en alguno de los recitales poéticos. Durante mi viaje a Honduras he tenido la oportunidad, también, deinteriorizarme sobre la problemática de otros aspectos relativos a larealidad social del país. Invitado por organismos vinculados a laDefensa de los Derechos Humanos, que en todo momento respondieron conatención a mi interés por el tema, he podido visitar, entre otrasinstituciones penitenciarias, el Complejo Pedagógico Renaciendo deTamara, razón fundamental que motiva esta carta en la que con elmáximo respeto y apelando a su condición de Primera Dama del Paíshondureño, y la sensibilidad social que ha presidido la preocupaciónde su quehacer desde tan alta responsabilidad, le ruego me permitaexponerle. He conocido a lo largo de mi vida hechos, memorias, heridas de lahistoria, crisis civiles del pensamiento democrático; he visto
situaciones terribles y dolorosas en las que la dignidad del serhumano, primera y única alianza con que la imaginación establece suvínculo con las palabras de un porvenir más justo y próximo a losideales de la sencilla felicidad, ha sido violentada, negada,expulsada del territorio de los derechos naturales. He oído relatosestremecedores sobre el mal, he leído páginas cuya verdad solo puedeser comparada a la descripción del infierno en la tierra. He creídoque la historia, las enseñanzas del pasado, los innumerables einútiles crímenes ejecutados en nombre de las más deplorablesideologías, algún impedimento habrían de suponer para que no serepitieran en los calendarios del presente. He soñado que el derecho ala vida, el derecho sagrado a no ser violentado, torturado, a sersometido a juicio justo y no a tratos crueles, inhumanos y degradantes, era una conquista histórica de la humanidad, de lospueblos que han elegido la democracia como forma de relacionarse entresus semejantes. He sostenido la convicción moral de que en su país,Honduras, miembro de la Comunidad Internacional, pueblo honorable deuna nación respetada, la conducta y cuidado hacia la condición civilde sus ciudadanos era una lógica política, que aún en susparticularidades problemáticas, situaba el respeto a los DerechosHumanos como norte y referencia de su quehacer institucional. Señora Aguas Ocaña, créame, comprometo en estas palabras que leescribo todo mi honor y dignidad personal si falto por un instante ala verdad en cuanto le expongo. Mi visita al Complejo PedagógicoRenaciendo de Tamara ha sido un descenso a los infiernos inimaginablesdel horror. He visto a decenas de muchachos, niños, adolescentes,encerrados como alimañas en jaulas insalubres, barracones oscuros, sinventilación, enfermos, hambrientos, desesperados. He hablado conellos, me han relatado episodios que ofenderían la sensibilidad de losoídos más indiferentes, he visto las huellas de los malos tratos y latortura en sus cuerpos, he mirado sus rostros horrorizados por elmiedo, el temor a una nueva violación, a otro simulacro defusilamiento, a la siguiente paliza. He visto en las paredes de losbarracones las huellas de los disparos de fuego real realizadas comoamedrentamiento contra muchachos durante arbitrarios registrosnocturnos, he reconocido los síntomas de la enfermedad en susrostros, la enajenación mental que produce el maltrato sistemático, elgrito de auxilio de seres humanos que se saben condenados a muerte. No le estoy describiendo Señora Aguas Ocaña un barracón del campode exterminio de Auschwitz, bajo la Alemania nazi, le estoydescribiendo las condiciones de vida de decenas de muchachos recluidosen el Complejo Pedagógico Renaciendo de Tamara, Honduras, el martes 8de Noviembre del año 2005. Si la pedagogía es el arte de enseñar yeducar a los niños, si el arte es la virtud de y el buen poder y laeficacia y la habilidad para hacer alguna cosa que expresesensiblemente la condición y desarrollo de la conciencia inteligentedel ser humano, el lugar y la realidad que yo he visto y le refieroniega en conjunto esas premisas. En los módulos del ComplejoPedagógico Renaciendo de Tamara no he visto ni a un solo educador, nia ningún médico ofreciendo su cuidado a los niños enfermos, no hevisto ni un solo libro, ni una cama, ni un servicio higiénico, ni unsolo lápiz, ni una sola libreta de papel, no he visto ni una solasonrisa, no he visto a nadie que pudiera ejercer ni un solo derechociudadano. He visto hasta herirme con tal visión los ojos, hastasentir vergüenza de mi propio privilegio de persona libre, a otraspersonas no libres, encerradas en la mayoría de los casos sininculpaciones ni procesos judiciales resolutorios, amontonados comoescombros, niños en su totalidad menores de 18 años que ya no esperannada de la vida, derrotados por el olvido de su sociedad, arrojados ala intemperie, sin opción alguna de reintegrarse, sin posibilidadalguna de imaginar que el mundo es otra cosa que su precaria e ínfimarealidad: un barracón cegado al mundo exterior sin otro horizonte quela lenta desaparición en silencio hasta la extenuación de sus cortasvidas. Señora Aguas Ocaña, he abandonado ese ?Complejo Pedagógico? con lacerteza de abandonar un campo de exterminio. No podré abandonar jamásesa visión, al muchacho de 14 años que amarrado de pies y manos megritó auxilio al cruzar la última puerta del infierno, las cucarachaspor todas partes, las aguas fecales inundando el barracón dormitorio,los relatos de violaciones sexuales y tortura sistemática, loindescriptible que ofendería el propio valor de las palabras que losseres humanos han atesorado a través de las civilizaciones para darcuenta de la verdad y el misterio de su existencia. Concluyo Sra. Aguas Ocaña, ante tal situación me dirijo a usted en sucondición de esposa del SR. Presidente de la República de Honduras yque ha tenido a su cargo la preocupación y salvaguardia de losderechos de la infancia en su país, para que interceda ante cuantasinstituciones le sea posible y en virtud de los TRATADOSinternacionales suscritos por el Gobierno de Honduras, para que conurgencia, se produzca un cambio inmediato en las condiciones dereclusión de los jóvenes recluidos en el Complejo PedagógicoRenaciendo de Tamara, así como la necesidad de cambiar la ?política?de tortura, represión y exterminio de jóvenes que existe en el país. Apelo a la sensibilidad de su persona, a sus altas responsabilidadesde Estado, a su condición de compatriota española. Apelo y le ruegoque tome estas palabras como ejercicio de una sencilla responsabilidadcivil, palabras de un poeta que no tiene hoy mayor tarea ni compromisocon su trabajo que el suyo, ayudar a que los demás seres humanospuedan cumplir en dignidad la esperanza de sus propios sueños. Lavida, escribió alguna vez el dueño de las estrellas, venga siempre lasofensas de los hombres con las salvas de la primavera. No espero otracosa del futuro que la pedagogía de lo que renace. Muchas gracias por su atención Sra. Aguas Ocaña, le saluda atentamente,

Juan Carlos Mestre


"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerteechar" José Martí

El tatuaje y el grafitti, el lenguaje de la muerte



AL FRENTE
EL HERALDO.HN
Pandillas

Las maras marcan su territorio con los grafitti.Tegucigalpa. El significado de los dibujos azules que encarcelan sus cuerpos de pies a cabeza, la jerga incomprensible de sus pláticas o las muecas de sus manos, son un secreto parecido a una estrategia militar de combate.Conocer el enigma de sus diálogos “sagrados”es tan peligroso como invadir el territorio donde desarrollan la guerra de “sangre por sangre”.El caló (lenguaje) y las muecas, conocidas como mimos, son inventos para confundir a los extraños y evitar que se revelen sus órdenes o mensajes.
EL HERALDO penetró este mundo prohibido para conocerlo, pero los pandilleros no hablaron porque cualquier “soldado” de la pandilla muere si revela los significados que transmite con su boca, manos o con los tatuajes de su cuerpo. Todos tienen claro que “si cantan” (hablan) se les considera “sapos” que vendieron el “barrio” (traicionaron a la pandilla).La vida en un dibujoCon los tatuajes cuentan sus historias. Los tres puntos que muchos pandilleros tienen, por lo general en la mano, pueden significar “la vida loca” de sexo, drogas y mujeres.
Pero también se habla de puntos por la comisión de delitos, como ser violaciones, asaltos, robo de vehículos, muertes de otros pandilleros o de policías, tráfico, extorsión y cobro de peaje.El puntaje depende de la persona que está en la mira, por eso, entre más alta sea la categoría de la víctima o la saña que utilice, el agresor tendrá más puntos.Una de las modalidades que más se usa es el alfabeto chino para tatuarse los cuerpos y, para mandar “Güilas” (Mensajes) desde el presidio a los pandilleros de fuera o viceversa. Descubrir el significado de cada letra es muy complicado porque cambia según la clica. La mara se divide en clicas y éstas a su vez en jengas, o sea, en las células más pequeñas de la pandilla.
En cada clica o jenga las letras chinas tienen un mensaje distinto.LágrimasAsimismo, se hacen lágrimas por sus amigos o familiares muertos o para recordar sus tristezas, también, dibujan un payaso que en la mitad está triste y en la otra alegre porque un día ríen y el otro lloran.En su cuerpo llevan una garra con alas demoníacas de gárgola o se dibujan las gárgolas que son las opuestas a los ángeles, porque algunos veneran las imágenes diabólicas y niegan la existencia de Dios.De acuerdo con las últimas investigaciones policíacas, el tatuaje principal de la Mara 18 era tres puntos en forma de pirámide; para la Mara Salvatrucha (MS) los tres puntos en forma de pirámide invertida representan la vida loca de la juventud: mujeres, dinero y vicios.Según la DGIC, la acumulación de puntos a través de delitos provocó que El Salvador y Honduras sean considerados el corazón de la “Mara Salvatrucha” (MS), mientras, el norte de Estados Unidos como el corazón de la “Mara 18”.La Guía Ilustrativa de Tatuajes, Señales y Códigos de Comunicación publicado por la Dirección General de Investigación Criminal (DGIC) indica que con los tatuajes adquieren notoriedad, temor de los pobladores y aumentan su liderazgo en la pandilla.Un encargadoDentro de la pandilla existen categorías de pandilleros. “El Tacher” es catalogado como el grande entre los jefes y se encarga de pintar los tatuajes y graffiti en las paredes, por eso su trabajo es irremplazable.
Ciertos tatuajes son autorizados por la mara en señal de prestigio por el crimen cometido, otros relatan un amor perdido, un amigo muerto, una tristeza o alegría o las creencias religiosas.Los mareros que tienen tatuajes en su cara son los líderes más respetados y con mayor prestigio criminal. El tatuaje ganado sólo lo porta quien lo merece, declaró el jefe de la Unidad de Prevención de Maras, Florencio Oseguera.Según los cristianos el 666 es el número de la bestia, para los pandilleros de la Mara 18 tres veces seis es 18. Quienes llevan este dibujo en su frente tienen una categoría superior.La extensión del tatuaje depende del mérito. Los pandilleros que tienen dibujos mayores de diez centímetros son los más comprometidos con el barrio.En la Mara 18 inicialmente se autoriza a los novatos tatuarse el pecho y los brazos y en la MS, la espalda y cuello; los líderes pueden mancharse la cara.Los pandilleros consultados, sin querer revelar sus nombres, aseguraron que los tatuajes sólo son dibujos que les gusta portar para identificar el “barrio”.
Con los mensajes de sus manos y de su boca dejan claro que les importa poco morir o ir a la cárcel por su “barrio”. Diario de la calleRespecto al graffiti, la coordinadora de Xibalba, Arte y Cultura, Itsmania Pineda, explicó que los pandilleros perpetúan su identidad mediante estos dibujos que rayan en paredes de escuelas, colegios o casas particulares.“El graffiti o periódico de la calle” sirve para indicar la presencia de la mara, delimitar el territorio controlado por la mara, dar advertencias a otras pandillas y prevenir invasiones o conflictos.A través de estos dibujos en las paredes hechos con spray, además, desafían a otras maras, las retan, amenazan, sentencian a muerte o les declaran la guerra.
Un estudio de varias instituciones que trabajan en este campo revela que el graffiti de las maras callejeras avisa el inminente asesinato de otro marero.“Una nube pintada alrededor del nombre de un marero, una cruz invertida o el número 187 que se refiere al código penal en California de sentencia por homicidio, informa que cometerán o que ya han cometido un asesinato”, indica ese análisis. La Unidad de Prevención de Maras sostiene que por este problema el Estado pierde más de un millón de lempiras cada año.

Las maras en Honduras

El gobierno de Manuel Zelaya cierra el proyecto de rehabilitación de mareros


Fernando Cabrera
Los mismos encargados del Programa Nacional de Prevención, Rehabilitación y Reinserción Social de Personas Vinculadas a Pandillas (PNP) denunciaron la condición caótica en el que programa se encuentra en vista que el actual gobierno se niega a traspasarle desde hace seis meses el presupuesto que necesitan para poder subsistir y dar seguimiento a sus programas de rehabilitación.
Según los denunciantes la administración de Manuel Zelaya Rosales no hizo nada para poder resolver la situación financiera que enfrenta el PNP y evitar que éste cierre sus puertas a jóvenes que están dispuestos a abandonar las pandillas.El PNP fue creado mediante decreto durante la administración liberal de Carlos Roberto Flores con el fin de hacer frente a la creciente violencia que, a la sazón, generaban los integrantes de las pandillas.
Escuche la entrevista a Istmania Pineda

El Poder Ejecutivo se ha negado a traspasar los 6.7 millones de lempiras que necesitan para poder continuar con sus actividades de rehabilitación.
Sobre las consecuencias que tendrá el cierre del proyecto de rehabilitación, Fernando Cabrera conversa con Istmania Pineda de la organización Xibalba, que se dedica a promover actividades que alejen a los jóvenes de las pandillas.
ESCUCHAR ENTREVISTA

Crisis carcelaria en Honduras

Fernando Cabrera
RADIO NEDERLAND

Las muertes que a diario se producen en el interior de los centros de detención hondureños han puesto de manifiesto la grave crisis carcelaria imperante en el país. Según las Organizaciones de Derechos Humanos, el hacinamiento es uno de los principales problemas, y las autoridades aparentemente no hacen nada para cambiar la situacion.


Escuche la entrevista*Según Istmania Pineda, abogada hondureña que trabaja apoyando a los reclusos, los 25 centros de detención que existen en en el país están completamente saturados. "Un ejemplo es la cárcel Marco Aurelio Soto, ubicada en el valle de Támara a unos treinta kilómetros de la capital y que tiene una capacidad para 1500 reclusos, pero que en la actualidad está poblada por más de tres mil detenidos. La demora judicial en los procesos que se sigue a los reclusos es alta, y ocasiona que muchas personas sufran una detención muy larga, y en condiciones infrahumanas. Pero eso no es todo. Lo más grave es que en los centros de detención permanecen personas de las que nunca se revisó su caso ni han sido sentenciadas" afirmó a Radio Nederland Wereldomroep la abogada hondureña.
La situación de los presos hondureños se ve agravada por la falta de atención médica y por la deficiente alimentación. "Arroz y frijoles, eso comemos todos los días, mes tras mes y año tras año", se lamentaba recientemente un preso durante una visita de Radio Nederland Wereldomroep a la cárcel Marco Aurelio Soto, en el valle de Támara. Además, hay un creciente sentimiento de inseguridad entre los reclusos por las muertes y ajuste de cuentas dentro de los penales que en lo que va del año ya han cobrado más de 13 vidas a nivel nacional.En Honduras son pocas las organizaciones de derechos humanos que se preocupan por la situación de los más de doce mil presos que se encuentran en las cárceles del país y tampoco se sienten seguras. Una de ellas es Xibalba, una ONG que trabaja con voluntarios y que tiene una oficina de Derechos Humanos dentro de la cárcel Marco Aurelio Soto. Recientemente su personal fue amenazado y las autoridades rehusan brindar protección a sus miembros.


* Entrevista con Istmania Pineda Platero hondureña.


Etiqueta: carceles, centros penitenciarios, hacinamiento, honduras, internet, presos, radio nederland, reos
Iwww.informarn.nl/americas/honduras/act070314_hondurascarceles

viernes, 4 de julio de 2008

MARAS EN AMERICA CENTRAL ARGENTINA

La semana latinoamericana aborda la evolución de las maras o pandillas en América Central, la abrumadora cantidad de niños soldados que existen en Colombia y un encuentro con la presidenta del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo de Argentina, INADI.

Maras en América Central.
Todos las conocemos bajo el nombre popular de maras o pandillas, pero tal vez pronto ya no sea así. Las pandillas centroamericanas están en plena mutación en cada uno de los países donde conocieron su mayor auge, es decir, Honduras, Salvador, y Guatemala. Desde El Salvador, Oscar Bonilla, director del Consejo Nacional de Seguridad Pública, advirtió que las maras están pasando por una "peligrosa evolución" que las está acercando al crimen organizado, al narcotráfico y al lavado de dinero.
En base a informes de inteligencia, Bonilla destacó que "los integrantes de las maras o pandillas tienen una relación con el narcomenudeo (comercio minorista), con la extorsión y con el cobro de renta (impuesto ilegal) a personas y negocios, lo cual cambia la esencia de la naturaleza de las pandillas".
En Guatemala, la especialista de las maras y de la reinserción de sus miembros, Itsmania Pineda, detalló a RFI los nuevos usos y costumbres de estas pandillas muy influenciadas por la moda y la música. Niños soldados en Colombia. Los niños soldados constituyen un fenómeno muchas veces denunciado pero cuyas proporciones no suelen ser tomadas realmente en cuenta. Por ejemplo, según la ONG Misión Diplomática Internacional Humanitaria Ruanda 1994, al menos 14.000 niños integran las filas de los grupos armados ilegales que operan en Colombia, muchos de ellos reclutados desde los seis años. ¿Cómo es esa guerra vista y vivida por un menor? RFI ofrece el testimonio de Hilda, una niña de 15 años que cuenta el conflicto y las condiciones en que su prima, también menor de edad, fue reclutada por la guerrilla de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) y luego castigada por los paramilitares. El presidente la ONG Misión Diplomática Internacional Humanitaria Ruanda 1994, ha constatado en el terreno que en Colombia se está asistiendo también a una peligrosa evolución, tanto más cuanto que más de la mitad de los menores combatientes son niñas que cumplen trabajos serviles y son esclavas sexuales.

Argentina y la lucha contra la discriminación. Diversidad, integración, racismo, xenofobia, todos estos términos describen situaciones a las que ninguna sociedad del mundo escapa. Muchos países europeos, es el caso de Francia, crearon secretarías de Estado o ministerios encargados de la integración y de la lucha contra las discriminaciones. En Francia, Fadela Amara, es la secretaria de Estado encargada de las Políticas de la Ciudad. Su equivalente existe en la Argentina. Se trata del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), presidido por María José Lubertino. Lubertino estuvo en Francia donde concluyó una gira europea durante la cual comparó las experiencias y las acciones que se llevan a cabo en ambos continentes.

Entrevistas.
El Salvador: Oscar Bonilla, director del CNSP, Consejo Nacional de Seguridad Pública, Itsmania Pineda, especialista guatemalteca de las maras.
Colombia: Sergio Tapia, presidente de la ONG Misión Diplomática Internacional Humanitaria Ruanda 1994, Hilda, adolescente de 15 años.
Francia/Argentina: María José Lubertino, presidenta del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).
Conducción y entrevistas: Eduardo Febbro

viernes, 27 de junio de 2008

Fiscalía exhuma cuerpo en busca de evidencias

Diligencia judicial
Los principales sospechosos del crimen son tres hermanos de la víctima
Por: Benjamín Martínez
( diarioSPAMFILTER@elheraldo.hn)

El cuerpo fue sacado por parientes de Jacobo Castillo, asesinado hace 18 meses.


Valparaíso.
La sospechas de que fueron sus propios hermanos los que acabaron con la vida de un campesino hace 18 meses obligaron a las autoridades judiciales a hacer una exhumación en esta comunidad.
Los tres hermanos fueron detenidos hace nueve meses y desde ese tiempo guardan prisión como sospechosos.
La madre, padre y otros familiares aseguran que los responsables del homicidio fueron enemigos y estos mismos adversarios planearon todo para inculpar a los hermanos.La víctima fue Jacobo Castillo, de 33 años de edad.
La exhumación se realizó en Valparaíso, aldea de Danlí. Hasta el lugar del sepulcro llegaron decenas de operadores de justicia y familiares.La muerte se ejecutó el 13 de diciembre de 2006. En ese momento se informó que Castillo fue derribado del burro de un certero balazo.
María Otilia Castillo, hermana de la víctima, dijo que la tragedia de la familia es muy grande porque no solo perdió la vida su hermano, sino que otros tres se encuentran detenidos en la granja penal de Danlí.Otilia dice que a sus hermanos los acusan otros parientes, de apellido Amador, quienes tienen viejas disputas con la familia por la propiedad de unas tierras. Los hermanos detenidos son: Jorge, Roberto y Rubén Castillo Gonzales.
Un cuarto sospechoso, Mario Gonzales Amaya, está detenido desde hace cuatro meses y, según los familiares de la víctima, este sería el verdadero autor del homicidio. María Otilia Castillo dijo que desde el primer momento los Amador señalaron como culpables del asesinato a Mario, alias “El Mayungo”.

Errores de procedimiento

El doctor Vladimir Núñez, quien practicó la exhumación, dijo que encontró vestigios de algunas lesiones, pero no quiso decir de qué tipo. El examen también permitió localizar lo que sería una ojiva o el perdigón de una escopeta, que debe ser sometido a una prueba de balística.

En la escena estaba también Itsmania Pineda Platero, una activista de la organización de derechos humanos Xibalbá, quien denunció que desde el inicio hubo mal manejo de la escena del crimen, pues no se presentó el fiscal, no llegó el médico forense y tampoco hubo presencia de los técnicos de inspecciones oculares.
No consta en el expediente la cadena de custodia de las evidencias, la escopeta a la que se le atribuye la ojiva fue encontrada muchos meses después de cometido el asesinato y técnicos de inspecciones oculares dieron fe de unas fotos que ellos no vieron.

jueves, 19 de junio de 2008

Centroamérica alarmada por aparición de grupos de «limpieza social»

La aparición de grupos de "limpieza social" en Guatemala, Honduras y El Salvador, que se encargan de ejecutar a presuntos pandilleros y delincuentes, ha encendido las alarmas de los grupos de derechos humanos en la región centroamericana
TEGUCIGALPA/
AFP
En la región "operan grupos de exterminio para matar a los jóvenes", y si bien "no identificamos en estos escuadrones de la muerte a policías o militares, hay quienes dicen que sí" participan, afirmó el director de la ONG Casa Alianza para Honduras, Manuel Capellín, a la AFP.Casa Alianza, que tiene su sede en Nueva York y que dispone de albergues para la rehabilitación de jóvenes infractores en América Central, señala que en Honduras han sido ejecutados 3.300 menores de 23 años desde 1998.Pero la organización aclara que los asesinatos se dan no sólo por los grupos de exterminio sino por parientes de víctimas, autoridades en algunos casos y por la encarnizada lucha que protagonizan las numerosas pandillas Mara 18 (M-18) y Mara Salvatrucha (MS-13) que en Honduras podrían tener hasta 100.000 miembros."En este gobierno (de Manuel Zelaya, que asumió el 27 de enero) ya llevamos 320 asesinatos, es decir, un promedio de 40 por mes y en el gobierno de Ricardo Maduro (2002-2006) murieron 1.974 jóvenes, 42 por mes", detalló Capellín.Según éste, algunos de los crímenes son cometidos por grupos de exterminio por el patrón que utilizan: "Aparecen los cadáveres de dos o tres jóvenes ejecutados, amarrados de las manos, y con el tiro de gracia en la cabeza".El dirigente humanitario destacó que "lo mismo está pasando en Guatemala y El Salvador, (los grupos utilizan) los mismos de tipos de armas, vehículos y las ejecuciones son en grupo".En El Salvador, el alcalde de la ciudad salvadoreña de San Miguel (este), Wilfredo Salgado, denunció recientemente la aparición de al menos dos grupos de exterminio --autodenominados "La sombra negra" y "Comando Maximiliano Hernández Martínez"-- que han exigido a miembros de pandillas y bandas de delincuentes comunes y extorsionistas que "abandonen" esa localidad so pena de eliminarlos.Aunque no hay constancia de que en los grupos de exterminio paraticipan policías y militares, muchos opinan que sí.La jefa de Asuntos Internos de la Policía Preventiva salvadoreña, María Borjas, fue separada del cargo en enero de 2003 por protestar por el despido, por los superiores, de sus asistentes que investigaban escuadrones de la muerte de la policía.Borjas aseguró a la AFP que en San Pedro Sula, norte del país, operaba un escuadrón de la muerte que se autoidentificaba como "Los Magníficos", integrado por 20 equipos de cinco miembros cada uno.Dichos escuadrones habrían liquidado a supuestos delincuentes, incluyendo a jóvenes de las pandillas MS-13 y M-18.Las ejecuciones "son una política de Estado porque es más fácil, en el pensamiento de ellos (los gobernantes) eliminar a estas personas que establecer programas de rehabilitación que son costosos y requieren bastante tiempo", subrayó Borjas.El defensor de derechos humanos guatemalteco Miguel Angel Albizures asegura por su parte que "existe un plan premeditado en el que participan fuerzas de seguridad", sobre todo, "porque no hay persecución judicial" contra los autores de esta nueva forma de limpieza social."No creemos que haya participación del Estado, pero hay participación de elementos" del Estado, aseguró a la AFP.Itsmania Pineda, una activista humanitaria que dirige una ONG que rescata a jóvenes de las pandillas --Xibalbá, Arte y Cultura--, sostiene que los grupos de exterminio son miembros de la policía porque los vehículos que utilizan pertenecen a esa institución.La ineficacia de los sistemas judiciales -la inmensa mayoría de los crímenes no son investigados- y las políticas de mano dura y mano super dura contra las pandillas o maras está haciendo que muchos prefieran tomarse la justicia por su mano, denuncian los defensores de derechos humanos.

Pandillas ponen en jaque seguridad en Centroamérica





(IAR-Noticias) 16-Dic-05

Nacieron para defender el barrio, pero evolucionaron hasta penetrar el crimen organizado.

Por Marcos Alemán - Associated Press

Por sus vínculos con el tráfico de drogas, indocumentados y armas, las pandillas han puesto en jaque a Centroamérica y disparado las alarmas de las fuerzas de seguridad fuera de la región.
El peligro de las pandillas, conocidas como maras, estriba en "el terror que infunden, los niveles de organización que han alcanzado, el dominio territorial que ejercen y lo más grave de todo, el sentimiento de impunidad que como grupo tienen", dijo en entrevista a la AP el viceministro de Seguridad Pública de El Salvador, Rodrigo Avila.
El fenómeno es tan grave, que la Organización de Estados Americanos (OEA) comenzó a interesarse en el asunto y agentes del FBI se instalarán el próximo año en El Salvador para identificar a las estructuras de las pandillas y sus movimientos transnacionales, pues temen que estos grupos, que ya controlan rutas de inmigrantes, ayuden a terroristas a entrar a su país desde México.
Avila dijo que el nivel de organización es tal que "ya igual que los Boys Scouts, han hecho campos, convenciones, seminarios".
Informes estadounidenses indican que pandilleros de la Mara Salvatrucha se reunieron en Bloomery, en Virginia, y mientras sus mujeres preparan el picnic y los niños jugaban, los hombres se congregaron "para hablar de negocios".
Según estimaciones policiales, en Centroamérica existen unos 100.000 pandilleros, en su mayoría miembros de la MS y la Mara 18 (M18), considerados los grupos más violentos de la región.
Para amedrentar a la población, las pandillas han realizado macabros asesinatos y frecuentemente aparecen cuerpos mutilados. En Honduras un niño pandillero de 13 años fue acusado de asesinar a un agente de la DEA y señalado como responsable de otros 16 asesinatos.
El presidente guatemalteco Oscar Berger responsabilizó a las pandillas del 80% de los crímenes violentos que ocurren en ese país.
Avila advirtió que si las pandillas continúan evolucionando "lo que va a haber es una guerra en Centroamérica, en la que la sociedad va a tener que pelear contra las pandillas y es posible que aquí en años, si seguimos así, las pandillas van a tener representación en los congresos de Centroamérica".
Según Istmania Pineda, directora en Honduras del grupo no gubernamental Xibalbá que trabaja con niños para evitar que se conviertan en pandilleros, los "mareros" han cambiado y la nueva generación sobrevive "con mejores armas e inteligencia a las embestidas estatales". Trabajan con "el apoyo financiero del crimen organizado y el narcotráfico", afirmó.
El sociólogo de la Universidad Católica Centroamericana (UCA), Miguel Cruz, sostiene que las pandillas se transformaron tanto en respuesta a los planes represivos de los gobiernos que ahora "controlan las fronteras, el famoso tren de la muerte en México, rutas de indocumentados".
Afirmó que la transformación de las pandillas es una respuesta a los "planes represivos" de los gobiernos de Centroamérica y Estados Unidos y ahora son un problema más grave.
Según Cruz, las pandillas comienzan a organizarse cuando los capturan y los ponen juntos en una misma cárcel, donde establecen vínculos y arman alianzas.
Explicó que en un principio el crimen organizado comenzó a usar a las pandillas "como sicarios, soldados", pero luego las maras se dieron cuenta que tienen más fuerza y empezaron a disputarle al mismo crimen organizado el mercado de la droga.
"Las pandillas pasaron de ocupar las calles y pedir coras (moneda de 25 centavos de dólar)", a ordenar toques de queda en sus barrios y extorsionar a comerciantes y empresarios."En la práctica las pandillas son ahora un poder fáctico... que básicamente tienen la capacidad de desafiar al Estado".
Avila coincidió y afirmó que las maras "tienen poder territorial, social, hasta económico, solo les falta el político nada más".
Las bandas nacieron en Los Angeles, formadas por jóvenes inmigrantes salvadoreños que se mudaron a California para escapar de las guerra civil en Centroamérica en los años 80.
Comenzaron a ser deportados de Estados Unidos y se extendieron en todo Centroamérica en la década de 1990. Muchos de ellos no conocían la tierra de sus padres y hablaban poco español. No se adaptaron y ante las medidas enérgicas en su contra han comenzado a regresar a Estados Unidos.

Reporte del istmo

Analistas cuestionan la creación de unidad móvil antiterrorista
AFP

SAN SALVADOR.- La fuerza móvil de combate al terrorismo que pretende crear Centroamérica es “una necesidad creada” por Estados Unidos y sus “intereses de seguridad, que no responde ni soluciona los problemas de seguridad pública de la región”, estimaron analistas. “Hay que ver quién define el terrorismo, qué fuerzas intervienen en la prevención. Ése es un problema de Estados Unidos, no negamos la necesidad de todo Estado de tener prevención en el tema de terrorismo, pero eso es una cosa, y es muy distinto a que los estados respondan a la agenda y prioridad que otro país le esté dando y eso preocupa”, aseguró a la AFP el analista Jaime Martínez. Martínez, director del Centro de Estudios Penales de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad), recordó que el discurso de Estados Unidos para el combate al terrorismo “tiene concepciones y enfoques” que, en muchos casos, “va más allá de lo que nuestras propias constituciones permiten”. “Para ellos (Estados Unidos) no es problema que el Ejército esté metido en temas de antiterrorismo, pero para nosotros sí que es un problema. Para América Latina en general y El Salvador, que vivió un conflicto civil en particular, es indudable que no es deseable que otra vez la Fuerza Armada esté en este tipo de labores que le corresponde a la Policía”, remarcó Martínez. Los presidentes de Centroamérica analizaron, en dos cumbres en Tegucigalpa, Honduras, el miércoles y el jueves la creación de una fuerza móvil de combate al “terrorismo”, al que han asimilado a grupos de pandillas juveniles que se han convertido en el principal problema de seguridad pública en varias naciones del istmo como El Salvador, Honduras y Guatemala. En tanto, el politólogo Napoleón Campos, señaló que “no es de extrañar” que los países centroamericanos deseen promover la creación de la fuerza móvil de combate al terrorismo, puesto que ello “va en consonancia” con la idea de Estados Unidos de atacar ese mal. “No es extraño, pero sí preocupante, no sería la primera vez que Centroamérica haga algo para estar bien con Estados Unidos, pero no sé qué pueda haber detrás de todo esto, no creo conveniente enfocar un problema de seguridad pública (las pandillas) como un aspecto de terrorismo, son cosas distintas”, señaló Campos. “Estados Unidos tiene tres grandes prioridades, lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y el tráfico de personas, bueno, serán las prioridades de ellos, pero no las nuestras, pero no al punto tal de que estos países se embarquen en algo que no abona en nada a los problemas de seguridad pública”, recordó Martínez. “ES NECESARIA” Sin embargo, y pese a las críticas, hay quienes consideran la idea de una fuerza antiterrorista regional como algo “necesario en prevención de cualquier problema de este tipo”. “La idea es aceptable, nuestro ejército es profesional y está capacitado para integrar un grupo así, el terrorismo es un mal que no distingue países, y esperamos que el enfoque de su creación sea ése precisamente”, aseguró el coronel retirado salvadoreño y actual diputado del derechista Partido de Conciliación Nacional (PCN), Miguel Bennet. La integración de la fuerza móvil —cuya organización fue establecida en reuniones de los jefes militares de la región agrupados en la Conferencia de Fuerzas Armadas de Centroamérica (CFAC)—, se acordó en la pasada cumbre de presidentes del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), celebrada el 1 de abril en Tegucigalpa. Los militares acordaron que primero funcionará una unidad individual en cada uno de los países, con logística suficiente para movilizarse con rapidez, sobre todo por vía aérea, y después, al reformarse las leyes, en cada una de las naciones, actuaría en forma conjunta. “Homeland Security es una estrategia del Pentágono, apoyado por el Comando Sur, que habla de combatir a las pandillas porque las vinculan con Al Qaeda”, aseguró a la AFP, Itsmania Pineda, presidenta de la no gubernamental organización de rescate de menores Xibalba Arte y Cultura, de Honduras. “En Estados Unidos se habla de pandilleros o ‘mareros’ centroamericanos, pero ‘mareros’ y pandilleros hay en Estados Unidos, más bien allá se organizaron, pero se está estigmatizando a los ciudadanos de estos países en Estados Unidos como ‘mareros’ y pandilleros”, lamentó la activista humanitaria. ABOGAN POR RESPUESTAS SOCIALES EN HONDURAS La reforma del artículo 332 del Código Penal, más conocida como Ley Antimaras, aprobada en agosto del 2003 por el Congreso hondureño y reformada en diciembre, establece hasta 30 años de cárcel para los líderes de las pandillas. El dirigente de la Central General de Trabajadores (CGT), una de las tres centrales obreras de Honduras, Daniel Durón, deploró que “los presidentes quieren atacar las efectos y no las causas de las pandillas”. “Sólo se les ofrece cárcel, pero lo que deben hacer es atacar las causas, la falta de educación, la falta de oportunidades de empleo; cuando no encuentran oportunidades los jóvenes se agrupan para delinquir y se convierten en un verdadero problemas social”, advirtió Durón. Emilio Gouboud, director de la Asociación para la Prevención del Delito (Aprede), de Guatemala, aseguró que mientras hay algunos pandilleros que quieren reinsertarse en la sociedad, cada día son más los jóvenes que por diferentes causas se integran a una pandilla con el fin de sentirse aceptados en un grupo. “Los presidentes lo que quieren es legalizar las matanzas de jóvenes pandilleros e inclusive ambientalistas a quienes aplican el artículo 332”, advirtió la coordinadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, Bertha Oliva. FISCAL: NARCOS FINANCIAN A MARAS Las temibles pandillas juveniles conocidas como “maras” son el brazo armado del crimen organizado en Guatemala, pues tanto narcotraficantes como los llamados grupos paralelos las utilizan para mantener en zozobra a los ciudadanos, aseguró el miércoles el fiscal general, Juan Luis Florido. “Las maras hace dos años eran organizaciones puramente de barrio, donde se limitaban a la violencia urbana que cualquier país del mundo podría tener, y poco a poco fueron convirtiéndose en el brazo criminal del crimen organizado para mantener un estado de zozobra y caos en la población”, sostuvo Florido en rueda de prensa. De acuerdo con el funcionario, las pandillas juveniles han logrado estructurarse gracias al apoyo económico del narcotráfico, como una organización criminal, a semejanza de “la mafia en Estados Unidos”. El jefe de la sección de operaciones de la Policía Nacional Civil (PNC), Henry López, coincidió con el fiscal, al recordar los últimos hechos en los que se han visto involucrados pandilleros, que incluso trataron de incendiar una vivienda en un barrio capitalino, sólo porque unos jóvenes no se quisieron integrar al grupo. “La estructura que tienen los ‘mareros’ para cobrar el impuesto de circulación a autobuses, así como a comerciantes en diferentes áreas del país, y la adquisición de armas, hacen suponer que hay alguna organización que los está financiando”, afirmó López a la AFP. Las pandillas juveniles no están integradas sólo por ladinos (población mestiza), sino que dentro de sus filas cuentan con jóvenes de las distintas comunidades indígenas (mayoritarias en Guatemala) que llegan a la capital en busca de mejores oportunidades. Estos jóvenes luego regresan a sus comunidades y así extienden el “dominio” del grupo al que pertenecen, aseguró Florido.

LAS MARAS O PANDILLAS


Las maras, son un fenómeno ya endémico, y verdaderamente masivo. En el salvador, honduras y Guatemala.¿de donde surgieron?
De los conflictos armados de las migraciones forzadas, de la necesidad de la pobreza en los años 80, cuando el salvador se hallaba sacudido en la guerra civil, miles emigraron hacia estados unidos, muchos de ellos jóvenes sobre todo a los ángeles, y en las calles se defendían de otros grupos indocumentados, y desocupados, sobre todo los mexicanos agrupados en la llamada mexican mafia.
Así nació en el exilio la mara salvatrucha, la mas antigua y temida de todas las pandillas, que junto con la mara, que junto con la mara 18, nacida también en los ángeles suman mas de 35000 integrantes enemigas a muerte entre si, operan como lo haría un ejercito irregular, y tiene mandos clandestinos .códigos de honor, y símbolos: su héroe de guerra exhiben una pequeña lagrima tatuada en los pómulos una por cada rival que haya logrado matar. Como en las películas.
Las pandillas se extendieron muy pronto a honduras, al principio con los mismos nombres de las maras salvadoreñas, y hay ahora en el país mas de 500 grupos con unos 100,000 miembros en edades que van desde los 8-35 años. A diarios se ven envueltos en asaltos a autobuses y supermercados, extorsiones y secuestros, el trafico de drogas. Violaciones y asesinatos, desbordando, igual que en el salvador, su marco original de venganza, ajuste de cuenta y defensa de territorios. En Guatemala, el país mas violento de todo la región donde los grupos para militares siguen cobrando cuentas políticas con secuestros y asesinatos, las pandillas agrupan a 200,000 jóvenes y adolescentes, y se les adjudica el 80% de los actos delictivos.
Según las investigaciones en xibalba, para 1960 honduras era un país con 8 grupos pandilleriles, los esto peris, quienes dominaban la situación, los “black ángel”, los “blue jeans”, los “avispones”, la “uva”, ubicados en su mayoría en comayagüela, séptima avenida, barrio Morazán; calle de los parros, en el barrio el bosque, integrados por muchos lideres que hoy son honorables hombres de la sociedad hondureña.
El enfrentamiento se caracterizaba por se a puño limpio sin uso de armas, usaban vestimentas blue jeans, chumpas negras con una calavera y un clásico bucle, el
Cuello de la camisa levantado producto de la moda de ese entonces, el enfrentamiento de pandillas se caracterizaba por la confrontación, la rivalidad y el deseo de medir fuerzas.
El objetivo general era la convivencia, la unión, se caracterizaban por el use de velocímetros, manoplas, chicles en los zapatos, brazalete de antebrazo con punta, por las noches se integraban a la vida de la pandilla y durante el día a sus estudios.
Las autoridades organizadas procedieron a la persecución de estos grupos degenerándolos, e incremento a la violencia y aumento de la criminalidad, motivando a el uso de armas de fuego como: autoprotección. La violencia degenero a tal grado que se convirtió en venganza.
Los placazos (inscripciones en las paredes) era entonces los apodos que identificaban los miembros de el grupo pandilleril, los estomperis eran la pandilla mas grande, pues estaba localizada en diferentes barrios, con sus propias representatividad.
En 1985 estaban en su apogeo las pandillas de las panudas en el instituto central, este fue el primer grupo conformado solo por mujeres, las que actuaban violentamente y sin respetar a nadie. En esa misma fecha los sirypury se había apoderado de el centro de comayaguela, esta era una pandilla muy violenta y se encargaban de asaltar y violar a los estudiantes, ellos tuvieron tanto poder que ni la policía se atrevía enfrentárseles.
Hoy cada grupo mara 18 (18xv3) o mara salvatrucha (msx3) tiene sus clicas, núcleos, células, sucursales cada clica o jenga tiene un líder general y dos suplentes, un tesoro que maneja su propia flecha es decir, una clica reducida, que se identifica por su placa o seudónimo, cuando hay varios lideres con la misma placa le agregan la jenga, (propio del barrio 18) en la MS es clica a la que pertenece para diferenciarse.
Antes de 1997, en honduras se presentaban 175 grupos de jóvenes, pandilleros que por la influencia musicales se dividían en cholos y rockeros, eran enemigos a muerte, la lucha por territorio estaba definida por la moda, los géneros musicales eran los que definían el territorio, los grupos se identificaban con nombres que salían en la televisión, “control machete”, “los macizos”, “los pitufos”...
En 1997 en san pedro sula se exhibe la película “sangre por sangre”, que inspiro al joven hondureño a formar la mara de los “vatos locos”, es aquí donde los grupos comienzan sus primeras acciones delictivas asociadas a la lucha por el poder y a la territorialidad.
Los vatos locos se convierten en los grupos mas temibles y el que mas problema daba a la policía. Posteriormente las carteleras cinematográficas extienden en Tegucigalpa la moda, formando los jóvenes clicas en diferentes sectores de el país, las clicas de vatos locos se identificaron con cintas especificas que representaban los guerreros con “corre nicky”, “corre” y temas musicales como “ control machete”, que le dieron empuje definitivo a los grupos a mayor pobreza hay mas posibilidades de ser victimas de marginación social, dando paso a la idea de que todos los pobres son delincuentes, la globalización ha permitido que los pobres sean mas pobres, y las oportunidades sean privilegio de unos pocos, los jóvenes que andan tatuajes estan condenados a vagar porque no son sujetos de credibilidad y nadie les da trabajo, se vuelven victimas del desprecio y del repudio de la sociedad, persecución y hostigamiento por parte de las autoridades.
En 1999 los mareros y pandilleros dijeron: “no aceptaremos muchachos que consuman inhalantes, es prohibido” , por tal razón no se les puede decir a los menores que deambulan por las calles victimas del tolueno, pandilleros, porque por su condición no son aceptados.
Los mejores pandilleros debían ser los mas malos, salir por televisión, plaquear paredes, ingresar a la mara como un castigo para los padre. Ningún joven ingresa a la fuerza sino por su propia voluntad. La mara se vuelve un sustituto de la familia.
Las mujeres ingresan a la mara por diferente razón que el hombre, en ningún momento son forzadas para entrar, por lo general son victimas de violencia domestica, de abuso sexual por parte de sus familiares, si abusan de bebidas alcohólicas son castigadas por los varones, si las ven consumiendo inhalantes, en acciones que el grupo define incorrectas como el lesbianismo, la infidelidad. Nunca comparten el mitin con los hombres. Buscan en la mara los sentimientos y emociones que no encuentran en su núcleo familiar, aceptación, respeto y la figura paterna.
El “mitin”, es la reunión que los jóvenes del grupo hace periódicamente; cuentan con un secretario y un tesorero que cumple a cabalidad y con responsabilidad sus funciones, dentro de sus objetivos esta ayudar a los que sufren enfermedades, a los familiares que mueren, a los presos.
Quedan, en síntesis, tres grupos pandilleriles de los cales xibalba tienen acceso 585 barrios y colonias, pero sus clicas ascienden a mas de 1500 en el distrito central hay colonias muy grandes que pueden tener hasta 30 clicas especialmente cuando se trata de colonias lotificadas en bloques.
La moda de los tatuajes consiste en que cada uno expresa una historia, por ejemplo: los seres queridos que han muerto, los amores frustrados, los momentos mas dolorosos o mas felices o hechos que han sido de mucho valor, el barrio, los hijos, los amigos.
Para los 18 el tatuaje principal era 3 puntos en forma de pirámide. Para la MS eran 3 puntos en forma invertida, representan “a vida loca de la juventud”, mujeres, dinero, vicios. Por lo que no se puede decir que todos los tatuajes que los jóvenes se hacen son muestra de satanismo, o crímenes.
A los 15 años el joven hondureño metido en grupo pandilleriles sabe que no tiene otra salida más que la muerte o la cárcel, por eso ellos pierden la esperanza, no tienen mas, no hay otra alternativa. Es aquí cuando les da lo mismo rayarse la cara, marcarse los tatuajes en el rostro, buscan el peligro como deseando encontrar la muerte, muchos no tienen la suerte de que alguien les hable con amor y menos que les hablen de Dios, para ellos es mejor morir que estar vivos e ignorados por muchos que se creen honestos. Para los jóvenes involucrados en pandillas y maras no hay clases sociales, diferencia de ninguna clase, de raza o religión, saben que el único que salva es Dios, no las religiones, mantiene entre ellos el respeto representado por un líder máximo que regula sus acciones.
El problema de pandillas es propio de cada país, solamente la moda es exportada, el calo, el graffiti, se incrementan ante la ausencia de centros donde permitan a le joven su desarrollo integral, dando a conocer sus habilidades artísticas, producto de la ausencia de Dios, de la injusticia social y de la influencia negativa de los medios de comunicación.
Las pandillas y maras son un problema cultural, que solo se resuelve a través de el trabajo de prevención con participación, generando en el joven y la sociedad respuestas positivas para resistir el problema de drogas y violencia, dándole un espacio en la sociedad, haciéndolo sentirse orgulloso de ser hondureño, regresándolo al entorno social del cual una vez formo parte, experimentando el milagro de la integración que en síntesis es la unión de la juventud hondureña sin distinciones de ninguna clase.
Simultanea en cinco barrios populosos del sur de Tegucigalpa, con la participación de policías o soldados, apoyados por helicópteros militares.
En honduras operan unos 500 grupos violentos de la “salvatrucha” y “mara18”, que aglutinan 100,000 miembros cuyas edades oscilan entre los 8-35 años.
Por ahora, en Guatemala es el partido de avanzada nacional y al alianza nueva nación quienes preparan por separado, la que podría ser “la ley antimaras” guatemalteca, proyectos que podrían ser presentados en el pleno en los próximos días.
La problemática de las pandillas juveniles incrementando en los últimos días, y a provocado la saturación de los centros preventivos para recluirlos tras las operaciones efectuadas por la PNC.
Las pandillas juveniles o “maras”, el fenómeno que caracteriza a la delincuencia en Guatemala en los países de América latina, ha tenido sus influencias originales en estados unidos, y estos en los gángster de hace décadas.
La peculiaridad que posee estos grupos son la “solidaridad” y la defensa de un “ideal” transformado en las zonas donde viven. Centran sus objetivos de defensa a los que ellos consideran su “barrio” un pandillero en solitario no puede operar, necesita de su demás conglomerados para sentirse con el poder necesario y defender su territorio.
Sus zonas de operación se centran en las diversas fronteras que han dibujado en conjunto sectorizado de la misma pandilla.
La mayor concentración de pandillas se ubica, según fuentes de la policía nacional civil (PNC), en la zona 18, zona 6, el mezquital, el milagro. 1° de julio, la verbena y zona 5.
Los grupos se identifican con un vestuario distintivo que hace una referencia de su pertenencia. Cada marero sabe distinguir a otro, a que grupo pertenece y por consiguiente si es o no un enemigo, el tipo de peinado y los tatuajes que portan son también parte de su identificación.
Su linaje tiene varias denominaciones, así se puede encontrar que en las pinturas (graffiti) que realizan en su “territorio” van adquiriendo diversos nombres.
Eso, con el objeto de definir hasta donde pueden llegar los miembros de otros “vagos” e identificarse con sus superiores o “cabezas” y de “maras”.
Estos “cabezas” son particularmente reconocidas por los jóvenes y por lo tanto, estan sometidos a las ordenes que se les da.
La proliferación de estos grupos delicuenciares a llevado, incluso, a que niños estén expuestos a entrar al mundo de las pandillas.
Cada grupo tiene su forma de iniciación, yen su mayoría al aspirante se le da un mes de prueba para que valla conociendo el ambiente y la “nueva familia” a la cual pertenecer.
Seguidamente tiene que ser sometido a una sesión de golpes para comprobar su resistencia y ser apto, y tener pertenencia dentro de el grupo. Según versiones de algunos pandilleros en rehabilitación, cuando ya se esta dentro de el núcleo se le pide que cometa crímenes para comprobar su valentía y ser aceptado como miembro destacado. Los crímenes, en su mayoría, son hacia personas asignadas como algunos miembros de la pandilla opuesta

Honduras

Entra en vigor la Ley antimaras mientras Amnistía Internacional advierte de “la ejecución de niños y jóvenes por parte del Estado
Alèxia Peláez
Ricardo Maduro (Partido Nacional) llegó en el año 2000 a la presidencia de la República de Honduras con la promesa de reducir la violencia en las calles, que se habían convertido en la cuna del crimen de las bandas juveniles, más conocidas como maras. Un año después, el balance que hacía el Gobierno era positivo. Según el presidente, se consiguieron reducir los secuestros en un 42% y se capturaron a la mayor parte de los autores, los asaltos a personas disminuyeron un 26%, las agresiones a comercios un 10%, los robos de vehículos un 24% y los ataques contra instituciones bancarias un 36%. Sin embargo, las cifras continúan cortando la respiración y según declararon al diario La prensa funcionarios, ex presidentes de Honduras y organizaciones civiles –cuando se cumplía un año del Gobierno de Maduro, el 27 de enero- la caótica situación escapa también de las manos de Maduro. Y es que en los últimos cinco años, más de 1.800 jóvenes han sido asesinados, sobre todo en la capital, Tegucigalpa, y en la ciudad de San Pedro Sula, en el norte del país.
En este sentido, el hecho más significativo y la respuesta más contundente del Gobierno fue el proyecto de ley enviado por el presidente al Congreso Nacional, el primer día de julio, para prohibir la existencia de las maras y penar el hecho de formar parte de alguna de ellas. En su anuncio, Maduro declaraba: “No hay nada más importante para mi Gobierno que la guerra contra la delincuencia. El Estado no puede permitir la existencia notoria y masiva de grupos cuyo único propósito es cometer crímenes contra el pueblo hondureño”. El 7 de agosto el Parlamento aprobó una reforma del Código Penal y el 15 de agosto entraba, definitivamente, en vigor la Ley Antimaras. Con esta nueva ley se condena hasta a doce años de prisión “a los cabecillas de las maras que se asocien con el objetivo permanente de ejecutar cualquier acto constitutivo de delito”, según el artículo 332 del Código Penal. Con tal de esclarecer cuáles son los grupos violentos, la ley apunta que son aquéllos que “se destaquen o se identifiquen como tales y las decisiones de los cuales influyan en el ánimo y acciones del grupo”. A aquellos integrantes de las pandillas que no sean los cabecillas se les rebajará “un tercio” la pena. Además de la prisión también se les podrá imponer una multa de hasta 12.000 dólares. Con todo, la polémica de esta ley estaba garantizada. ONG y grupos de defensa de los derechos humanos de Honduras e internacionales demostraron un claro rechazo a la reforma del Código Penal ya que, según manifestaron, no respeta el derecho a la presunción de inocencia de los detenidos. Esta disconformidad se materializó el 22 de septiembre cuando la organización COFADEH (Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Honduras) presentó un recurso de inconstitucionalidad en el Tribunal Supremo del país. En cuanto a los 1.800 jóvenes muertos entre el 1998 y el 2002, Amnistía Internacional (AI) en sus informes resaltaba el elevado número de casos (un 22%) en que se ha informado de la participación en las muertes de las fuerzas de seguridad que actúan con el consentimiento implícito de las autoridades. Una parte de esos crímenes, un 13%, ha ocurrido dentro del contexto de lucha contra las maras. AI denuncia “la ejecución de niños y jóvenes en manos de agentes del Estado o de individuos no identificados, en circunstancias que hacen pensar en una campaña de limpieza social”. Por otro lado, AI critica la vulnerabilidad de los derechos y libertades de las personas con la aplicación de la ley y se muestra preocupada porque “detrás de los homicidios se escondan motivaciones sociales o económicas, y que los asesinatos y ejecuciones extrajudiciales sean vistos por algunos sectores de la población como la solución al problema de la inseguridad pública”. Las cifras apuntan hacia un total de 40.000 mareros en Honduras y las maras más importantes son La Mara 18 y Salvatrucha. También existen, según fuentes oficiales, un gran número de personas hacinadas en las cárceles. El debate sobre la Ley Antimaras apuntó, más allá de la vulneración de los derechos individuales y de una posible detención aleatoria de jóvenes que, con la ley, los mareros –víctimas de la pobreza y la dificultad de salir de la pandilla una vez se ha entrado- son detenidos pero no reinsertados. De esta forma se expresaba un integrante de una de estas maras. “Si nos dan una oportunidad tendremos un futuro, si la sociedad no nos critica y nos brinda su ayuda”. Por eso el Gobierno consideró la opción de construir centros educativos para su rehabilitación. Un claro ejemplo de la violencia en las calles de Honduras tuvo lugar el 31 de agosto. Fue entonces cuando, en menos de una hora, integrantes de las maras asesinaron a un total de once personas en diferentes puntos de la ciudad de San Pedro Sula. Poco después, el 5 de septiembre, en lo que fue considerado un gesto histórico sin precedentes, La Mara 18 leyó un comunicado donde se desvinculaba de los hechos y pedía perdón por su comportamiento, al mismo tiempo que apostaba por la paz.
Los asesinatos del 31 de agosto hicieron evidente la elevada violencia de estos grupos, que cometen tanto asaltos como homicidios o trafico de drogas. Para combatir la dramática situación –que habla de unos 60 homicidios por cada 10.000 habitantes en Honduras y 100 homicidios por cada 100.000 habitantes en la zona de San Pedro Sula- el BID (Banco Internacional de Desarrollo) aprobó,
el 12 de septiembre, un préstamo de veinte millones de dólares en el programa de paz en el Valle de Sula, la zona más industrializada del país, con un 55% del PNB (Producto Nacional Bruto). Esta iniciativa propone un trabajo de prevención social y reinserción de jóvenes mareros.
Cronología año 2003

18 de enero. Zonas enteras de la ciudad de San Pedro Sula en manos de las pandillas o maras.
20 de enero. El presidente –Ricardo Maduro- pide a Bush que conceda la residencia permanente a unos 82.000 hondureños que viven en EEUU y que en estos momentos se encuentran bajo la condición de Estatus de Protección Temporal (TPS). La vigencia de este estatus –prorrogado por EEUU por tercera vez el año pasado- se termina en mayo del 2004
27 de enero.
El primer año de Maduro sigue con violencia juvenil en las calles de Honduras.
8 de febrero. El presidente y el secretario adjunto para asuntos del hemisferio occidental, Daniel W. Fisk, hablan sobre el TLC después de la incertidumbre creada con la vigencia del arancel del 35% impuesto por Nicaragua a los productos hondureños
12 de febrero.
Honduras posterga las represalias contra Nicaragua por la posible derogación del impuesto
4 de marzo. Honduras da un ultimátum a Nicaragua sobre el tema de los impuestos
11 de marzo. Nicaragua suspende la aplicación del arancel
12 de marzo. Banco Central de Desarrollo presta 20 millones de dólares para un programa de paz en el Valle de Sula
3 de mayo. EEUU aprueba la extensión del Estatus de Protección Temporal 18 meses más
18 de mayo. Más de 1.800 jóvenes han estado asesinados en los últimos cinco años, en la capital y en la ciudad del norte, San Pedro Sula. Los cuerpos de los jóvenes son encontrados en las calles casi a diario.
1 de julio. El presidente envía al Congreso Nacional un proyecto de ley para prohibir las maras y penar el hecho de pertenecer a ellas, ya que perjudican a la juventud y aterrorizan al pueblo.
12 de julio. Miembros de las comisiones de Honduras y El Salvador avanzan para cumplir los mandatos de La Haya, que determinó la ubicación exacta de la frontera entre Honduras y El Salvador
7 de agosto. Parlamento aprueba reforma del Código Penal15 de agosto. Entra en vigor la ley antimaras
31 de agosto. Integrantes de las maras matan, en menos de una hora, a 11 personas en distintos puntos de la ciudad de San Pedro Sula
5 de septiembre. Mara 18 pide una tregua ante la prensa, en una acción histórica. Por primera vez expresaron su opinión sobre los últimos acontecimientos violentos y leyeron un comunicado donde negaban su participación en estos actos. Asimismo, en el comunicado pedían perdón por su comportamiento y abogaban por la paz
6 de septiembre. El presidente promete ayudar a los jóvenes mareros que decidan renunciar, ofreciéndoles ayudas del Estado