DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



martes, 11 de junio de 2013

Sin Policía de Investigación los delitos tienden a dispararse


Nacionales  11 junio, 2013 - 12:00 AM  
La intervención que se ha producido en los últimos días en las direcciones de investigación de la Policía Nacional, podría desatar una ola de delitos de diferentes áreas ante la falta de respuesta por parte de la autoridad, temen expertos en la materia.
La intervención de la Policía de Investigación estaría incrementando la impunidad.
La intervención de la Policía de Investigación estaría incrementando la impunidad.
Mientras los agentes encargados de sustentar los casos al Ministerio Público son evaluados por la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP), la Policía Preventiva se limita a recibir denuncias.
Para el analista Raúl Pineda Alvarado, al suspender las operaciones de la DNIC y de las Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación (DNSEI) se debilita la sustentación de los casos para los fiscales y pueden dispararse los diferentes delitos.
Consideró que la acción debió haber sido gradual, por medio de un estudio estratégico que permitiera determinar qué operaciones se podrían suspender y ver bajo qué mecanismo se iban a suplir los agentes, porque es inadmisible suspender un organismo a “rajatabla”.
“Quien tomó esa decisión no conoce el sistema procesal penal hondureño, que se fundamenta básicamente en el trabajo que desarrolla la Policía de Investigación, porque la intervención es buena pero su implementación en muy mala”, aseguró Pineda.
Sobre los delitos que requieren de una investigación inmediata, dijo que al parecer para ello se ha dejado una fuerza de tarea combinada de las Fuerzas Armadas y del Comando de Operaciones Especiales “Cobras” que siguen actuado con normalidad.
El informe del Observatorio de la Violencia revela como un delito de alto impacto los secuestros.
El informe del Observatorio de la Violencia revela como un delito de alto impacto los secuestros.
El analista añadió que el gobierno no aclara a la sociedad qué es lo que está haciendo debido a la confidencialidad que maneja la Secretaría de Seguridad, ya que todo lo maneja por comunicados de prensa y también está parado el registro balístico y otras acciones de la institución.
“El público necesita ahora otro comunicado, donde se diga qué es lo que está pasando y qué tiene que hacer referente con la Policía. De hecho, el gobierno no ha explicado qué es lo que se pretende hacer con la Policía de Investigación y qué se puede esperar de este proceso”, cuestionó.
Respecto al tiempo que puede durar el proceso de intervención, refirió que es difícil determinar un plazo ya que está predeterminado por el tiempo que duren las evaluaciones que desarrolle la Dirección de Evaluación e Investigación de la Carrera Policial.
Consultado sobre las propuestas que hizo la Comisión de Reforma de la Seguridad Pública (CRSP), indicó que “no tienen el acerbo científico para poder ser implementadas, deben ser objeto de un debate profundo por gente que conozca el tema de seguridad, porque sus integrantes no son especialistas en ese campo”.
Hay que esperar que, “el Estado tome su papel y vuelva a darnos la paz que todos deseamos”, abogó el exjefe de la DNIC, Wilfredo Urtecho.
Lamentó que, “la información del crimen organizado se filtra en todas las organizaciones del Estado”, lo que hace complicada la lucha contra la delincuencia, sobre todo porque en ninguna de las instituciones “hay pureza” y en su mayoría están contaminadas.
Según el último boletín de delitos de alto impacto del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en el primer trimestre del año anterior se registraron 2,761 hechos en total, de acuerdo a la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) y 1,997 registró en MP.
En el conteo del MP en los primeros meses del año anterior se cometieron un total de 1,567 delitos de alto impacto contra la propiedad; para el caso se dieron 1,233 robos de vehículos terrestres, naves, aeronaves y buques, 57 hurtos de vehículos automotores y 277 extorsiones.
Las extorsiones penetraron con mayor fuerza en tres de los municipios más importantes del país, encabezando el Distrito Central con 82 casos que representan el 29.6 por ciento; San Pedro Sula con 68 casos, es decir el 24.5 por ciento; La Ceiba con 47 casos que es el 16.96 por ciento.
Se debe informar más a la población sobre las acciones que se están haciendo, según Pineda Alvarado.
Se debe informar más a la población sobre las acciones que se están haciendo, según Pineda Alvarado.
Las otras zonas con un mediano nivel de intensidad fueron Comayagua con 11 casos, que es el 3.97 por ciento; Tela con 9, significando el 3.24 por ciento, luego Santa Rosa y El Progreso con 7 casos cada uno, que es 2.52 por ciento.
AUMENTAN LOS SECUESTROS
Los delitos contra la libertad e integridad física, psicológica y sexual de las personas se midió por medio de la incidencia del secuestro y la trata de personas, ya que en comparación con el 2011 que se registraron 67 secuestros, durante los primeros meses del 2012 sumaron 94, es decir un 40.3 por ciento de aumento.
Mientras que el delito de trata de personas aumentó en un 9 por ciento, ya que en 2011 se registraron 11 eventos, y para el 2012 subió a 12. De acuerdo al sexo, los hombres resultan ser los más afectados en el secuestro con 61 casos y representan el 64.9 por ciento del total y un 29 por ciento lo absorben las mujeres con 28 casos.
Con respecto al delito de trata de personas, las mujeres son víctimas con mayor frecuencia con 8 casos, todas niñas entre 9 y 17 años, significan un 66.6 por ciento del total, en el caso de los hombres solo fueron víctimas un 8.3 por ciento.
Los dos delitos que afectan en gran medida la seguridad interior de un Estado, según el Observatorio de la Violencia, son el tráfico de drogas, que en el 2012 aumentó en un 20.57 por ciento, con 252 eventos registrados; y el lavado de activos, que se reduce en un 3 por ciento con 69 hechos.
La directora del Observatorio de la Violencia, Migdonea Ayestas, indicó que el informe sobre los delitos de alto impacto permite tener un mejor entendimiento del impacto de la violencia en el país, pero es difícil realizarlo periódicamente porque en las instituciones responsables de los casos no les abren fácilmente las puertas.

La corrupción y la falta de investigación disparó delitos comunes y organizados


11 junio, 2013 -
la tribuna.hn




La corrupción y la falta de investigación, es parte de los problemas graves que atraviesa la Policía Nacional, expuso anoche el ministro de Seguridad y Comisionado Nacional de Defensa y Seguridad, Arturo Corrales, al pleno del Congreso Nacional (CN).
El ministro de Seguridad, Arturo Corrales, aseguró que la DNIC y la Dirección Especial de Investigación, ahora será un solo ente.

El ministro de Seguridad, Arturo Corrales, aseguró que la DNIC y la Dirección Especial de Investigación, ahora será un solo ente.

Sobre lo que se ha hecho y los resultados, dijo que “estoy iniciando la sexta semana… y antes de acudir a esta Cámara a solicitar un recurso más, una legislación más y un centavo más, sería inmoral si antes no le presentamos a ustedes qué se ha hecho con lo que han aportado ustedes. La rendición de cuentas nos lleva a cosas muy claras”.

Precisó que de mayo a diciembre tiene cuatro objetivos inmediatos: la implementación de la estrategia de defensa y seguridad y convivencia ciudadana, efectividad de los operadores de justicia, medidas anticorrupción y control y operatividad para cinco resultados: que no entre la droga al país y los delitos conexos, acciones contra la droga que sí logre ingresar y los delitos conexos, estrategia contra la extorsión y el secuestro, la ofensiva contra la delincuencia común y la estrategia contra el homicidio.

“Hay más cosas, pero solo en cinco cosas me voy a concentrar en estos meses, posteriormente, haremos énfasis en otros, pero en el tiempo, con la estructura que existe, esto es vital. Existen dos elementos fundamentales… la generación de confianza y la coordinación”.

Señaló que “la corrupción es el elemento común que se distingue entre todos los operadores de justicia, donde se llega, donde se busca, donde se investiga hay elementos claros de corrupción y segundo, hay un déficit de investigación desproporcional. Estos dos elementos permiten que la efectividad de los operadores de justicia no exista, por ende ha habido aumento de los delitos comunes y el crimen organizado, con el resultado de la impunidad”.

Sobre las estadísticas dijo que en el 2013, de enero a mayo comparado con el 2012 “podemos tener una alegría muy discreta en que se detuvo el crecimiento de los homicidios diarios. Hay una reducción de 2.64. Los meses de enero a mayo están convalidados con los sectores de justicia y el Observatorio de la Violencia de la UNAH”.

Corrales señaló que con los recursos dados por el CN son suficientes para enfrentar la impunidad y el crimen: pruebas de confianza, Ley de la carrera policial, juzgados de estancia nacional, 48 horas de detención preliminar, extradición, Ley contra el lavado de activo, Ley de privación de dominio, Ley de intervención de las comunicaciones privadas, reglamento de la OABI, tasa de Seguridad, CRSP, Ley contra el financiamiento del terrorismo y la Ley contra la extorsión, entre otros.

“Con semejante riqueza legislativo evidencia que no ha habido coordinación entre los operadores de justicia. Si la hubiera, los resultados no serían los que hoy nos tienen sufriendo como país”, señaló.

Entre sus acciones, Corrales habló de la fusión de la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación y la Dirección Nacional de Investigación Criminal fue necesaria porque hacían lo mismo y ahora, se creará un ente.

Entre las estrategias, precisó que ha tomado el control de los recursos humanos y materiales “si no hay control y se los voy a demostrar, sería echar agua en un cántaro roto, porque es quitarle medicinas a los hospitales y quitar educación”.

“No se puede sostener un sistema que será de confrontación todo el tiempo. Es comunitarismo lo que hay que mantener”, señaló.

Precisó que “sabremos que habrá seguridad cuando los indicadores empiecen a disminuir, las extorsiones, la judicialización en tiempos adecuados, las sentencias emitidas a tiempo”.

Sobre los recursos materiales, el funcionario expresó que “al país le ha costado 130 millones de lempiras el sistema de comunicaciones, que tiene tres años de haberse comprado y tiene cero días de uso y todavía no se puede usar, no sé las razones, pero las que sean en un país tan pobre el caso es que acciones como esas generan tristeza”.

Comparó que si “hubiéramos invertido en tres mil celulares encriptados, con mensajes infinitos de voz y mensajes escritos, con las compañías operadoras del país, hubiéramos gastado un promedio de 8 lempiras anuales. Esas son decisiones gerenciales que nos deben llamar a una profunda reflexión por la forma en que estamos administrando el Estado”.

Levantaron 21 mil folios del censo de la Policía, en su corta gestión, manifestó. Y ese censo contiene la información de cada policía, su ubicación actual, datos personales, religión, grados de estudio, estado civil, ingreso a la Policía y datos familiares. Dicho censo abarcó al personal auxiliar.

Los jefes policiales también firmaron la declaración jurada sobre los materiales con que cuentan en cada unidad, incluyendo las pistolas a las cuales les harán el registro balístico a todas porque la base de datos está corrompida, “no es fidedigna”, señaló.

Sobre los equipos de transporte y las instalaciones policiales, Corrales expuso que según el censo hay 162 unidades motorizadas que no sabemos su destino, entre motos y pick ups “y no estoy hablando de chatarra, sino de los últimos tres años, que no sabemos dónde están y hay que identificarlas”.

Reveló la incongruencia de los datos de las planillas que encontró con relación al censo, dejando entrever una diferencia de hasta 100 personas por planilla en las distintas unidades policiales. Por ejemplo la planilla de la Policía fue de 12 mil elementos en mayo y la del censo de 11,681 elementos.

En zonas calientes como las del sector del Atlántico hay asignados 64 oficiales “¿y queremos vencer la impunidad y queremos vencer la delincuencia común?”, cuestionó.

Otro hecho relevante, dijo que la mayoría de los policías de la escala básica no tienen educación y eso se demostró ahora.

Sobre las acciones en investigación, dijo que están realizando una inspectoría de investigación y donde se guardan las evidencias, las paredes son de panelit; “en dos universidades del país, los estudiantes de informativa venden las constancias de antecedentes penales, una de ellas… por 25 mil lempiras, quiere decir que los sistemas de cómputo son vulnerables. Las licencias están vendiéndose fuera de las instalaciones policiacas”.

Señaló que la mora de la investigación es real y hay casos emblemáticos que deben ser esclarecidos y como no hay informe se decidió intervenir la Dirección Nacional de Investigación Criminal.

La Fuerza de Tarea Conjunta, que es un ente de investigación, entrará en funcionamiento y antes de que termine junio, la fuerza compuesta por 8 fiscales del Ministerio Público y tres jueces de carácter nacional van a operar, junto a la Fuerza Tigres.

Dio a conocer que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional actuará en apoyo, mientras se rebustece la seguridad policial, acciones antinarcóticos, antisecuestros, fronteras, unidad especial de homicidios. (NA)
Acciones en cinco semanas
Reestructurar el organigrama de la Secretaría de Seguridad1.Implementación del organigrama de control y operatividad de la Policía Nacional.

a.Actividades de control a ese proceso

b.Censo del recurso humano

2.Inventario de los recursos materiales

3.Aplicación de las pruebas de confianza (empezando por la cúpula)

4.Separación de las oficinas de la Secretaría de Seguridad de las de la Policía Nacional

5.Proceso de implementación de sistema de comunicación móvil para la Policía
Tres acciones inmediatas
1.Reorganización del organigrama de control y operatividad2.Reorganización de la fuerza que investigue en el país

3.La creación de una tarea conjunta interinstitucional