DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



miércoles, 7 de enero de 2009

Hay 2,000 estancos y 300 escuelas en la “gran ciudad”

Derechos Reservados para Organización Publicitaria S.A. LA PRENSA

Tania Corona
Redacción La Prensa


Las frías estadísticas reflejan el porqué de la violencia y el bajo nivel cultural en la ciudad: hay más de 2,000 negocios donde venden licor contra unas 300 escuelas. “La venta de alcohol es un negocio lucrativo, pero infortunadamente existen más expendios que escuelas en la ciudad”, admitió el jefe del Juzgado Municipal, Álvaro Aguilar.El 70 por ciento de los negocios donde venden licor están ubicados en la zona sureste, en los barrios Medina, Concepción, Montefresco, Sunseri, Cabañas y Tepeaca y algunos en pleno centro de la ciudad, donde según datos de la policía se registran los hechos más violentos. Estos antros están registrados en el departamento de Control de Ingreso de la municipalidad como lugares donde se venden bebidas embriagantes y tienen el permiso correspondiente.Aunque en la realidad el número de negocios donde se consumen bebidas alcohólicas es mucho más de 2,000, lo que indica que cientos funcionan clandestinamente. Hay 600 merenderos que se amparan en la venta de comida pero realmente son bares. Ilegal Según el Plan de Arbitrios, los estancos deben operar a 100 metros de distancia de las escuelas, iglesias y centros de salud.Pero en la segunda avenida, tercera calle del barrio Medina hay dos expendios, La Amistad y El Tecolote cerca de una iglesia y la escuela República de Cuba está ubicada en una zona peligrosa donde deambulan los alcohólicos.En la primera calle, tercera avenida del barrio Medina existe un merendero que está junto a una institución educacional y en la sexta calle del centro de salud operan tres bares.En la aldea El Ocotillo hay sólo tres escuelas y operan unos seis estancos ubicados en casas particulares y no tienen permiso por parte de la municipalidad, el policía asignado al sector expresó que a los menores les son vendidas bebidas embriagantes.Oscar Mejía, director de la Departamental de Educación, dice que si se aplicara la ley y las cantinas se construyeran a unos 100 metros de distancia de los centros educativos y hubiera un verdadero control, el número de bares fuera menos.Multas El juez de Policía explicó que existe una serie de restricciones. Ya que estos negocios deben estar debidamente registrados sino son considerados clandestinos, no deben de vender alcohol a menores de edad y deben de cerrar a la hora estipulada por la ordenanza municipal.Según cifras para está temporada de fin de año se espera un consumo de 700 millones de cervezas.

No hay comentarios: