DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



miércoles, 7 de enero de 2009

ADICCIÓN EN EL TRABAJO


El consumo de alcohol y drogas (ilegales o legales no recetadas) en el ámbito laboral es considerado un problema delicado y que va en aumento. Estadísticas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señalan que tales sustancias están presentes en el 20% o 25% de los 250 millones de accidentes laborales producidos anualmente a nivel mundial.
En Argentina, aunque no existen estadísticas definitivas, los expertos estiman que las cifras son similares a las de Estados Unidos, donde -según la Substance Abuse and Mental Health Administration de ese país- el 8% de los trabajadores consume drogas constantemente.
La Universidad del Salvador (USAL) realizó en Argentina la Encuesta Laboral 2000, la que indicó que -sobre 8000 personas de entre 18 y 40 años- el 13,11% de la población trabajadora ha estado o está en contacto con drogas ilegales o psicofármacos que no han sido recetados por el médico y el 8,4% abusa del alcohol. Cabe señalar que las personas encuestadas han consumido drogas ilegales pero eso no significa que lo hagan sistemáticamente.
La adicción causa tres tipos de problema en la actividad laboral; en primer lugar la disminución del rendimiento debido al llamado trabajo espasmódico del alcohólico o drogadicto caracterizado por una tarea realizada a los golpes. En segundo lugar, existe menor disponibilidad o ausentismo que son frecuentes y de corta duración, generalmente después de fines de semana o días festivos. Finalmente, disminuye la seguridad, pues además de los que ocurren en el trabajo, las adicciones son responsables del 35% de accidentes en él. A pesar de que este problema no es nuevo, diversas fuentes aseguradoras de riesgos del trabajo señalan que entre sus clientes existe preocupación por el incremento del consumo de drogas ilegales y psicofármacos. Los especialistas coinciden en que existe un vacío legal en el campo de la drogadicción en el trabajo. Existe un proyecto de ley que apunta a normatizar la detección en el ámbito laboral e indica que "el uso o abuso de estupefacientes o psicotrópicos sin prescripción médica no será causal de despido justificado". Sin embargo, aunque es el único que ha contemplado tanto la prevención como el tratamiento, el documento no menciona al alcohol que es -según los médicos- el que encabeza la lista de sustancias peligrosas consumidas en el trabajo.

No hay comentarios: