DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



viernes, 2 de marzo de 2012

IMPUNIDAD SILENCIA Y PERPETUA LA VIOLENCIA LA VIOLENCIA EN HONDURAS, CONTRA PERIODISTAS

Amiga y Compañera incondicional
TIEMPO.HN

Periodista capitalina entre muertos de Río Blanquito



Saira Fabiola Almendárez Borjas había laborado en programas deportivos en radios y medios televisivos de Tegucigalpa. Le faltaban ocho clases para graduarse de licenciada en comunicaciones en la UMH.


SAN PEDRO SULA.- La estudiante de periodismo Saira Fabiola Almendárez Borjas, de 22 años de edad, era la joven que junto a dos personas más fue encontrada sin vida la tarde del miércoles pasado en una de las calles del caserío Merilú, en Río Blanquito, Choloma.

Le faltaban ocho clases para graduarse pero ya había trabajado en algunas radios y canales de Tegucigalpa




Otra víctima fue identificada ayer en Medicina Forense como José Ramón Orellana Castellanos, de 20 años. La tercera  sería Carlos Morán Rivera, este último originario de La Ceiba, Atlántida, según fuentes ligadas a la familia de la joven. La jovencita estaba por graduarse de licenciada en comunicación en la Universidad Metropolitana de Honduras (UMH) y había laborado en programas deportivos de radios y medios televisivos de Tegucigalpa, de donde era originaria.



Lourdes Alicia Borjas, madre de Saira Fabiola Almendárez Borjas llegó a eso de las dos de la tarde a Medicina Forense pero no quiso brindar información a los medios de comunicación. La doliente madre es una de las afectadas en el incendio del mercado de Comayagüela, donde tenía un puesto ambulante.





















Lourdes Borjas y José Gonzalo Salinas, madre y padrastro respectivamente de la muchacha,  viajaron ayer desde aquella ciudad, en compañía de otros parientes, para reclamar su cadáver.

A su llegada se mostraron herméticos y no quisieron brindar ninguna información a los medios de comunicación.

 Saira Fabiola Almendárez Borjas fue trasladada la tarde del miércoles a aquel caserío de Río Blanquito, junto a José Ramón Orellana Castellanos y Carlos Morán Rivera, por sujetos hasta ayer no identificados, quienes los habrían  transportado a ese lugar en un vehículo de generales todavía no establecidas.

El día de los hechos sólo se logró identificar el cadáver de José Ramón Orellana Castellanos por una partida de nacimiento que portaba en su vestimenta, y que acompañaba junto a una fotografía tamaño carné. Elvis Guzmán, portavoz del Ministerio Público, informó que la muchacha, según información brindada por su familia a las autoridades policiales, había llegado a San Pedro Sula en enero pasado, atendiendo un llamado de una amiga (no identificada aún) quien le aseguró que le había conseguido trabajo en esta ciudad. Empero los dolientes desconocen quien es la amiga y donde residían las jóvenes. Extraoficialmente se conoció que la ahora occisa vivía en un apartamento situado en la siete calle del barrio El Benque.

GUARDA

A la morgue también se hicieron presentes dos tíos de José Ramón Orellana Castellanos, quienes expresaron que su sobrino había llegado hace algunos meses de Concepción del Sur, Santa Bárbara, de donde era originario. El joven vivía en la colonia Stibys junto a uno de sus tíos, a quien ayudaba en una empresa donde trabajaba como guarda de seguridad. El vigilante dijo que su sobrino, hace 15 días, le manifestó que ya no quería vivir con él y se marchó de la casa, pero no supo hacia donde. “Hace tres días lo vi y me platicó que todavía no había encontrado empleo, pero no me comentó de problemas personales”, lamentó entre lágrimas el pariente.

DATOS

1 balazo que ingresó atrás de la oreja y salió en el pómulo izquierdo presentaba el cuerpo de Saira Fabiola Almendárez Borjas.

No hay comentarios: