DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



miércoles, 16 de mayo de 2007

INFORME DE CENTROS PENALES EN HONDURAS

(PARTE I)

INFORME DE CENTROS PENALES EN HONDURAS

XIBALBA ARTE Y CULTURA

LA PREVENCION DE LA CRIMINALIDAD COMIENZA CON GARANTIZAR LOS DERECHOS HUMANOS, EL RESPETO A LA VIDA Y LA SEGURIDAD DE LOS HOMBRES Y MUJERES DEL MUNDO”      --Itsmania Pineda Platero


INFORME ELABORADO POR:

MARIA ISABEL BARAHONA MORALES
JON HORNE CARTER
ITSMANIA PINEDA PLATERO


Honduras cuenta con 27 Centros de Privación de Libertad.

Como una clásica y burda historia de suspenso se aclaran las enigmas que encierran los PRESIDIOS DE HONDURAS:

La familia Hondureña un pequeño grupo en su mayoría de escasos recursos se sostiene de los ingresos que el hombre, marido o el hijo de la casa llevan para el sustento. El encarcelamiento por medio de juicios bruscos y muchas veces superficiales, faltando investigación apropiada, disgrega el núcleo familiar, aumentando la miseria, abriendo las puertas para entrar a organizaciones delictivas como una alternativa para sobrevivir o salir de Honduras en busca de mejores oportunidades—devolviéndole una carga mas a la sociedad y a los países vecinos.

Multiples asesinatos en el interior de nuestros centros penales son hechos posible por armas de uso oficial que se adquieren fácilmente en confabulación con autoridades de la Policía Penitenciaria y algunos reclusos que, por estar “cuadrados” y sin esperanza de salir, se prestan para segar la vida por dinero, a pesar del castigo asignado a dichos actos, ya que su futuro es limitado al encarcelamiento por condenas exageradas, y muchas veces merecidas. En otros casos, los reos se prestan a hacer lo mismo, sabiendo que la vida ya es corta por enfermedades terminales o mentales.

Las Iglesias abandonaron su misión, habiendo repetido frente a la sociedad, “Su Nombre es JESUS y esta en la cárcel, esta en el que de Justicia esta sediento”, perdieron la visión por la cual existen: poner bálsamo en las heridas del alma llevando el alimento espiritual que garantiza a los hombres la practica de los valores y virtudes divinas que, al ser practicadas, darán a los pueblos la SEGURIDAD CIUDADANA que los funcionarios han buscado definir, aclarar, popularizar, y hacer creíble.

Se han convertido “algunas” de dichas iglesias en mercaderes de la vida, ganando bendiciones a costa de las lagrimas y el sufrimiento de los privados de libertad y sus familiares. Son muchas las tiendas, abarrotarías, lujosas habitaciones, edificios vacíos, que funcionan como “centros de rehabilitación y reinserción”, ya formalmente y correctamente incorporados al presupuesto nacional y no gubernamental como “programas” de rehabilitación social, prevención, reinserción y tratamiento.

Los únicos que han llegado son de la iglesia Creciendo en Gracia (http://www.creciendoengracia.com/) quienes les hablan de apostasía y a los niños de Renaciendo tanto como a los adultos, los han dicho que es bueno matar y quieren marcar los 666 a todos los reclusos. ¿De quien es la culpa? De quienes creen en la maldad, o de los que los descuidaron su ministerio de evangelizar almas perdidas.

Existen en las páginas de las historietas de Organizaciones Gubernamentales y No gubernamentales, que no cumplen con su labor y se desconoce el paradero de los fondos económicos que reciben, y donde son empleados.

Fondos abundan para el tratamiento de aquellas personas que hacen uso de drogas, pero para poder cambiar tienen que tener como mínimo que pagar una cuota de 2000 lempiras a 3 mil mensuales por hospedaje en unos de los centros de desintoxicación. El pobre muere en las calles engrosando las listas de enfermedades sociales que suman sin importarle a nadie en el país, solo los que lucran de los miserables como símbolo nacional para la petición de ayuda financiera.

Nos falta un proceso de Investigación limpia y justa, que tiene a muchos presos por haberse robado un pan o un pollo, como han repetido ad nauseum los informes de organizaciones de derechos Humanos. Sin embargo los fondos para ser empleados en el Respeto y garantías de estos derechos siguen sin fiscalizar permitiendo que los delincuentes de saco y uniforme se mantengan en la impunidad, devengando jugosos salarios producto del mejor asalto a la comunidad internacional.

Los convenios internacionales no se respetan pues aun en las cárceles de Honduras residen extranjeros que por años añoran la presencia o la comunicación de un familiar. Estos permanecen en el olvido, en el abandono, expuestos a la fatalidad.

Auque son muchos los programas encaminados a la prevención de VIH, los reclusos aun siguen esperando la ayuda en medicamentos, atención medica especial, viven hacinados con el resto de la población. Con suerte recibirán una charla.

Aunque claramente la ley establece la situación de los reos con enfermedades mentales, estos conviven hacinados con los demás reclusos, ignorando las autoridades que hay un Hospital especialmente para personas sufriendo tales condiciones físicas y psicológicas, en donde no pongan en riesgo la seguridad de los demás y se les de el trato adecuado.

Mujeres abusadas, privadas de libertad que no tienen la oportunidad de ver a sus hijos y gozar de cariño de ellos y brindarles un poco de amor, Preguntemos: ¿Cómo serán sus hijos en el futuro? ¿Cuanto rencor albergaran en sus corazones? ¿En Honduras, cual será el costo social y el costo final de resentimiento sembrado en esos años? ¿Quiénes tendrán la culpa por más violencia todavía?

Hay que admirar que las instalaciones del Complejo Pedagógico Renaciendo se han mejorado desde su denuncia internacional. Entendiendo por pedagogía el arte de enseñar, lo que es pre-educar, formando niños para que sean hombres buenos en el futuro y no luchen en contra del pueblo, sin embargo, muchos niños del centro Renaciendo han sido puestos en libertad sin darles la oportunidad de sanar el alma, el corazón, el vació moral que dejaron las torturas y vejámenes a las que fueron sometidos durante los años perdidos, el asunto de sus vidas fastidiando a la primera dama que ya no muestra la cara en esta tierra.

Aun los culpables están impunes y no presentan una auditoria, siguen libres delinquiendo, formando más niños con almas dañadas, sin reeducación en valores para vivir en comunidad, con sueños de niño bueno.

Hablemos de defensores públicos incapaces y sin interés en el código ético que aprendieron años atrás, quienes trabajan en complicidad, sometidos a favores y servicios con algunos miembros del poder judicial, con falsas imputaciones contra algunos reos hoy condenados hasta el olvido.

Tatuajes, estigma de la vida, racismo como sucede bajo llamas de fuego con los reos de la costa Norte de Honduras, marcan el ojo del huracán, centro de rehabilitación habiendo cerrado sus puertas, y con ellos los oportunidades para que estos pueden incorporarse en la vida social, los que quizás nunca salgan por tener un cuerpo dibujado, o simplemente por ser de raza de color.

Con tristeza y abatimiento vemos la faena de los POLICIAS PENITENCIARIOS, que según testimonio..”Cuando volvemos a la casa sabemos que nuestra mente sigue presa, pues solo tenemos un uniforme el cual es pagado de nuestro sueldo, y recuerda que trabajamos 72 horas seguidas, no tenemos derechos a prestaciones y si nos vamos ¿de que vamos a vivir?, si nos matan adentro de una prisión, ¿que vamos a dejar a nuestras familias?....estamos presos de por vida y sin derecho a reclamar…”

No hay colchones, ni camas, mucho menos mosquiteros para los policías, ni cancha de fútbol, ni comida digna, ni agua potable. Estos empleados del estado comen y toman lo mismo que los reclusos a quienes están vigilando, alimentos contaminados que al paso de los años han aumentado las enfermedades de la gastritis en todos los centros de privación.

Cuando salen de la prisión muchos han perdido todo, familia, amigos y la oportunidad de ser reinsertados en la sociedad, con suerte una Organización no Gubernamental, “con buena voluntad“ le dará un trifolio y le dirá como conformarse a la sociedad.

Su hoja de antecedentes siempre dirá que es un delincuente cerrándoles las puertas y la oportunidad de trabajar y ganar para vivir con dignidad y autoestima.

No hay condiciones para ayudar a las personas de la tercera edad, que por sus años tienen discapacidad. Les faltan medicamentos, atención medica y espacios de recreación.

Los reos han creado empresas autos sostenibles sin ayuda estatal o de las ONG o iglesias, creando su propio espacio que les ayuda a sobrevivir y mantener a sus familias. Otros son sostenidos por sus familiares.

LAS ORGANIZACIONES GUBERNAMENTALES, NO GUBERNAMENTALES, LA MAYORIA DE IGLESIAS, ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS justifican sus dineros fiscalizando al Estado, evidenciados por un marcado desinterés estatal y social. ¿A quienes pueden engañar?

Un sistema Judicial que a nivel de Procedimientos Legales no ha dado los resultados esperados. Intimidan a testigos, politizan el poder Judicial, permitiendo que muchos casos queden impunes.

Permite que las personas involucradas en delitos permanezcan lejos de insertarse en la sociedad, los jueces aplican medidas injustas a los infractores de la ley, los incitan a la violencia contra ellos mismos.

LA CUAL SE TRASMITE MULTIPLICADA CONTRA LA SOCIEDAD¡¡¡¡.

ANTE ESTA SITUACION:

LOS DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS EN HONDURAS, se olvidaron de las razones para las cuales fueron creados, GARANTIZAR EL CUMPLIMIENTO DE LOS DERECHOS HUMANOS ; EL DERECHO A LA VIDA, A LA SEGURIDAD, A LA VIVIENDA.

LEA PROXIMAMENTE SEGUNDA PARTE INFORME DESGLOSADO DE CADA CENTRO PENAL Y SUS IREGULARIDADES.



MARIA ISABEL BARAHONA MORALES
JON HORNE CARTER
ITSMANIA PINEDA PLATERO

VOLUNTARIADO DE XIBALBA

No hay comentarios: