DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



sábado, 22 de diciembre de 2012

Honduras: Un Estado de Derecho deteriorado por la impunidad

11/27/2012 - 06:10

Versión para impresiónPDF version
• La impunidad hace perder más de 11 mil millones de lempiras al año al país, denunciaron organizaciones fiscalizadoras de la gestión pública.
• La ausencia de castigo para los culpables de homicidios en materia de DD.HH. supera el 98 por ciento.
• Unos 33 comunicadores sociales que fueron asesinados en los últimos años y solo uno de esos casos ha sido resuelto, el asesinato del periodista “Giorgino” Orellana.
• Desde el 2005 a la fecha al menos 82 abogados han caído producto de las balas de sus asesinos.
• El Comité de Derechos Humanos, (Codeh) contabiliza más de 85 mil huérfanos y alrededor 40 mil mujeres asesinadas en la última década.
• Los hondureños entre los 25 y 64 años están “poco o nada satisfechos” con lo que operadores de justicia y seguridad han hecho para garantizar el acceso a una justicia imparcial.
Por Luis Vallecillo
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).-  Los niveles de impunidad en Honduras se filtran en diferentes sectores de la sociedad y el Estado, desde el Congreso Nacional, la Policía, el Ministerio Público, la Corte Suprema de Justicia, los Juzgados y Tribunales, carcomiendo la seguridad jurídica y convirtiendo a Honduras en un Estado deteriorado.Así lo concluyeron este viernes 23 de noviembre cuando se celebró el Día Mundial contra la Impunidad, en un foro convocado por el Comité por la Libre Expresión (C-Libre), el Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos, (Ciprodeh) y el Grupo de la Sociedad Civil.
“Cada uno de nosotros tiene una gran responsabilidad, combatir la impunidad, si no tomamos las medidas y presionamos definitivamente el Estado no va a responder con acciones concretas, la institucionalidad  está aún debilitada precisamente porque lo que impera es la corrupción política”, dijo en sus palabras de bienvenida Héctor Longino Becerra, director Ejecutivo del Comité por la Libre Expresión (C-libre).
Becerra sostiene que “tenemos un Estado de derecho deteriorado y que, en la medida que permanezca esta situación, la impunidad seguirá reinando en nuestro país, aún y cuando algunos no creemos en estos procesos de depuración, debemos involucrarnos como sociedad civil para que los resultados sean enteramente positivos”.
Según la fundadora de la organización Xibalba, Itsmania Pineda, el combate a la impunidad está desviado, porque la depuración de la Policía es una farsa, el proceso se ha politizado y los verdaderos criminales siguen dentro de institución.
Pineda consideró que el pie de apoyo de la impunidad es la falta de solidaridad de la sociedad hondureña, conjuntamente con la parsimonia de la llamada sociedad civil, que en experiencias pasadas solo ha respondido a intereses políticos o de grupos.
Impunidad y desigualdad: Los efectos sociológicos
Para el sociólogo Guillermo Molina Chocano, “la   exclusión   social,   vinculada  a  la  desigualdad   de   la distribución de ingreso, riqueza y oportunidades, tiende a multiplicar obstáculos para un desarrollo con democracia. Entre éstos destacan los costos de la violencia y el crimen en América Latina que alcanzan alrededor de una décima parte del Producto Interno Bruto (PIB)”.
A su juicio el aumento del crimen organizado y las ejecuciones extrajudiciales socavan la relación entre los ciudadanos y el gobierno debido a la percepción de fracaso del Estado en asegurar la integridad física de las personas.
Esta situación, –explicó- disminuye seriamente la confianza de los ciudadanos en la democracia, pues demandan  del Estado  medidas efectivas, mientras que los grupos de mayores recursos (económicos) recurren a la seguridad privada y los pobres participan o apoyan actividades de vigilancia.  “En  ambas  situaciones la  Policía  se  convierte  en  actor central, pero con frecuencia también en actor crítico. Que comete frecuentes abusos de autoridad.”.
Irónicamente comentó, que Honduras es uno de los pocos países de América Latina con una Ley de Acceso a la Información Pública, pero con los niveles más altos de corrupción.
A su criterio, es precisamente el derecho al acceso a la información pública y el empoderamiento  de la sociedad civil constituye un primer escalón en la lucha contra la corrupción e impunidad, mientras que una vez alcanzado mayores niveles de transparencia  se constituye la primera parte de un proceso de cambio, que tiene como meta la rendición de cuentas efectiva  como mecanismo de evaluación.
Impacto de la corrupción en el desarrollo de Honduras
El costo de la impunidad
De su lado, el director del Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (FOSDEH), Mauricio Díaz Burdeth, explicó que el impacto de la corrupción en el desarrollo de Honduras le causa a Honduras pérdidas superiores a los 11 mil millones de lempiras anuales.
Según el Fosdeh, el gobierno ha impulsado en el transcurso de sus dos años y medio de gobierno al menos unos 30 reformas económicas, pero “de la base de 65,000 contribuyentes, 805 son considerados grandes contribuyentes, pero en realidad son mas recaudadoras de impuestos y estos aportan el 80% de los ingresos tributarios nacionales”,
Un ejemplo claro de las pérdidas, es la publicidad  supuestamente institucional otorgada “con el propósito de favorecer pretensiones políticas de determinados funcionarios, contraviniendo lo dispuesto en el artículo 7 del Código de Conducta Ética del Servidor Público (Decreto No. 36-200/; abril 24, 2007), que indica que es contrario a la ética pública utilizar”.
Para el economista,  “la falta de aplicación de las normas sancionatorias, administrativas o penales, contribuye a la impunidad y a la repetición de prácticas indebidas o ilegales, afectándose con ello las finanzas públicas”.
Operadores de Justicia son partícipes de la impunidad
Para el exfiscal hondureño, Edmundo Orellana Mercado, los operadores de justicia deben ser mas participes “lamentablemente la falta de investigación forense, jurídica, y especializada en materia de la misma del Ministerio Público se queda corta”.
Orellana subrayó que en materia financiera muchos en Honduras han quedado impunes pues  tanto la Comisión de Banca y Seguros (CNBS) y como Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (AHIBA) “no han sido entes supervisores y reguladores de estos delitos en el pasado” y en la actualidad “el lavado de activos se ve reflejado en la construcción de inmuebles que de la noche a la mañana salen nuevas edificaciones sin saber el dinero de su procedencia”.
Grupos de poder y operadores de justicia
Según el representante del Comité por la Defensa de los Derechos Humanos (CODEH), Andrés Pavón explicó que “los grupos de poder están bien involucrados en los operadores de justicia” de tal forma que dentro del Ministerio Público no proceden las denuncias en las violaciones de los derechos humanos. Desde 1990 hasta la fecha han ocurrido aproximadamente 75 mil homicidios y el 98 porciento están en la impunidad.
El consultor de organismos internacionales, Guido Eguigure, concluyó que “la impunidad constituye el franco incumplimiento del deber del Estado que lesiona a la sociedad y propicia la repetición crónica de las violaciones de los derechos humanos de que se trata y la total indefensión de las víctimas y sus familiares”.
A esto se le suma la información emitida por agencias de prensa internacional en Honduras se cree que la  Policía está implicada en el asesinato en el año 2000 de más de mil jóvenes en manos de los escuadrones de la muerte en ese entonces.
“La sumisión de los jueces a los deseos de los poderes políticos y económicos así como también la impunidad de los políticos de alto nivel y de los agentes económicos”, subrayó.
Perpetuación de la impunidad y la sociedad civil
Según el Ciprodeh, en la década de los años 80’s los actores de la impunidad eran los militares y sectores afines en el cual fueron afectados los derechos humanos, sectores de oposición social y política y las consecuencias fueron  la corrupción de bienes públicos.
Sin embargo, desde los años 90’s a la actualidad la impunidad se ha infiltrado no solo en los militares, si no que en grupos de poder y crimen organizado.
La violencia y el narcotráfico se han penetrado mas en Honduras por la misma impunidad en la sociedad más generalizada como apropiación de bienes públicos, de recursos naturales y destrucción de la institucionalidad del Estado de derecho.
Según el Ciprodeh existen tres características principales de los grupos de poder en Honduras: Una creciente tendencia a la parlamentarización del poder gubernamental, el autoritarismo disfrazado de modernidad y transparencia y la influencia de diversos grupos de poder.

No hay comentarios: