DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



sábado, 11 de febrero de 2012

Editorial de Los Ángeles Times: Honduras debe rendir cuentas

Editorial de Los Ángeles Times: Honduras debe rendir cuentas
WASHINGTON.- El presidente Porfirio debe demostrar que está tomando medidas mensurables para evitar abusos de los derechos humanos.
Los periodistas tienen un ataúd como protesta contra el asesinato de sus colegas, en Tegucigalpa. En los últimos dos años, y bajo el gobierno de Porfirio Lobo, 17 periodistas han sido asesinados en Honduras.


Honduras tiene la tasa de homicidios más alta del mundo, de acuerdo con la Naciones Unidas, y su gobierno siempre ha estado plagado de acusaciones de corrupción y abusos a los derechos humanos.
Un golpe de Estado militar de 2009 profundizó las grietas políticas y ha erosionado la confianza pública en las instituciones democráticas. Un estudio reciente de Human Rights Watch encontró que los funcionarios aún tienen que poner ante la justicia a muchos de los presuntos responsables de violaciones cometidas después del golpe de Estado.
De hecho, la crisis parece ser cada vez más aguda. En noviembre, el congresista Howard Berman (D-Van Nuys) solicitó a la Secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton a reevaluar la ayuda de EE UU en Honduras a la luz de los recientes asesinatos, incluidas las muertes de dos estudiantes desarmados. Uno de esos estudiantes era el hijo de un rector universitario que trabajó en la Comisión de la Verdad que investigó el golpe de 2009, señaló Berman.
Cuatro agentes de policía fueron detenidos en relación con la muerte, pero fueron liberados días después sin ninguna explicación. Y observadores de derechos humanos dicen que los asesinatos continúan. En diciembre, un exasesor de lucha contra el narcotráfico y abierto crítico de la corrupción gubernamental fue abatido a tiros y un destacado periodista fue asesinado a balazos frente a su casa.
Ahora el Congreso ha intervenido, cortando algunas de las casi 70 millones de dólares de ayuda anual destinado para el país. Eso es un comienzo importante. Suspender temporalmente el 20% de los US $1.8 millones destinados a la policía y la ayuda militar podría ayudar a persuadir al presidente Porfirio Lobo para que adopte reformas. Su administración, por ejemplo, aún no ha facilitado a la oficina del fiscal general con los fondos prometidos para contratar a investigadores independientes; en la actualidad, las denuncias de violaciones de los derechos humanos por la policía son investigados por el Ministerio de Seguridad, el mismo ministerio que contiene a la policía. Y podría presionarle para acelerar la financiación de un programa de protección de testigos, que los fiscales en la unidad de la Fiscalía de Derechos Humanos dicen que podría ayudar a asegurar el testimonio de las víctimas.
La decisión del Congreso de retener una fracción del total de la ayuda a Honduras podría ser vista como un gesto simbólico. Pero aún así envía un mensaje importante, uno que la administración Obama se ha mostrado renuente a enviar: Lobo debe demostrar que está tomando medidas mensurables para evitar abusos de derechos humanos y para castigar a los responsables. Honduras necesita ayuda, pero también tiene que rendir cuentas. (Tomado de Los Angeles Times).

No hay comentarios: