DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



sábado, 5 de marzo de 2011

EL PRECIO DE LA PAZ, EL DOLOR Y EL SILENCIO

Por: ITSMANIA PINEDA PLATERO

Quiero llamar a la reflexión a la Comunidad Internacional a todos los sectores del país , Policías, Iglesias, ejercito, Pueblo Hondureño y sobre todo los Medios de comunicación , sin su apoyo jamás tendremos paz..

Estamos en una crisis de inseguridad y sabemos que es necesaria la represión para combatir la criminalidad, pero también debemos de persuadir a los grupos, para ganar su confianza, para sensibilizarlos con adultos responsables, plasmarlo en la ley a través de las costumbres que involucren a la comunidad.

Necesitamos la participación de todos los hondureños, todos seremos protagonistas de nuestro destino, desarrollar nuestra capacidad educativa, planteando soluciones, llevando un mensaje de hacer bien las cosas, este es el reto para todos.

Unificar rompiendo rivalidades, desarrollando un mensaje de no violencia, coordinando para evitar que las malas acciones sean masificadas, buscando alternativas creativas para poder brindar apoyo, tenemos que darle a nuestra Honduras una identidad propia, afirmar su personalidad debilitada.

Necesitamos evitar la guerra, fortalecer la familia, construir cambios. Asegurarnos de que todos nos comprendamos. Sino logramos tomar una decisión común, vamos producir resultados diferentes y esto será peor, tenemos que dar algo por péqueño que sea para obtener lo mejor.

Se han preguntado que opinan nuestros niños de la violencia que ven y escuchan en los medios de comunicación y en las calles, ellos no están fuera del contexto social, se darán cuenta que también son utilizados y corren un gran peligro. Debemos procurar el bien común y contribuir al progreso humano. Los periodistas no producen la violencia, son producto de ver violencia, pero ellos son responsables de lo que piensen los demás.

Algunos ciudadanos han perdido la moral, con ello dejaron de inspirar la fe, están negando al pueblo el alimento de la verdad, hay muchos hondureños que sufren por las drogas, pandillas, exclusión, marginamiento, con algún familiar, otros trafican con la moral, se prostituyen por poco dinero. Estamos a tiempo de recuperar la autoridad, la dignidad y dejar de ser una ¡Honduras mendiga¡ así rescataremos la inocencia de nuestros hijos.

Al privar al pueblo de su alimento, lo condenamos de por vida a la exclusión, jamás borrara ese amargo capitulo en su vida, lograremos mas miseria y mas muerte.

Los periodistas son ídolos para el pueblo Hondureño “por su valiente labor en difundir la verdad” llamados el cuarto poder, pero debe ser un poder para procurar el bien, forjadores del progreso humanos, llego la hora de que todos pensemos en los demás sino después nos vamos a lamentar.

La violencia en vez de alejarnos debe unirnos, si colaboramos no podemos darnos el lujo de perder, las maras enseñaron algo que hoy debemos aprender, EL ESTAR UNIDOS ES LA FUERZA.

Solo toma unos cuantos segundos influir en la mente de los demás y cambiar la opinión, verán lo que nosotros queremos que vean, empecemos a hacer cambios en nosotros mismos, colaborando voluntariamente, construyendo algo nuevo, ayudando a los niños para darles vida, trabajando junto a ellos para lograr una Honduras mejor, con credibilidad.
El fundamento es la colaboración efectiva, ese es el futuro ideal. Así todo será un éxito.

No hay comentarios: